Mercado Libre vs Tienda Nube ¿Cuál conviene para tu negocio?

Si has decidido comenzar un proyecto de ecommerce en Argentina, posiblemente se te hayan presentado las alternativas de Mercado Libre y Tienda Nube para vender tus productos. Claro está, no son las únicas opciones… pero hemos elegido estas dos para realizar nuestro primer contrapunto por ser las de mayor relevancia actualmente.

Vale aclarar que no son excluyentes y dependerá de tu estrategia de venta, producto, estructura y demás factores, la o las plataformas que elijas para vender. Ya que, actualmente, en un análisis profundo, no podemos decir que existe una plataforma mejor que otra. Lo que sí debés encontrar es una solución de ecommerce que se adapte más a lo que tu negocio necesita.

 

Vender en Mercado Libre

 

Concretamente, en su herramienta Tienda Shop brinda importantes ventajas en todo lo referido a ecommerce, sostenida por el ecosistema de Mercado Libre y todas sus aristas (Mercado Pagos, Mercado Envíos, Mercado Créditos, etc).

 

Pros

  • Es la plataforma con mayor posicionamiento. La gente compra ahí sin pensarlo demasiadas veces gracias a la transparencia lograda por su sistema de reputación de los vendedores.
  • Cuenta con Mercado Envíos, una herramienta muy cómoda en logística. Al ser propia, ofrece importantes descuentos en el envío dependiendo de los montos de compra e, incluso, de tu reputación.
  • Cuenta con pasarela de pago propia (deben analizarse las comisiones).
  • Permite canalizar todos tus canales de venta.

Contras

  • No hay una reglamentación concreta en cuanto a ventas. Los mismos productos se ofrecen desde comercios en condiciones muy diferentes e, incluso, otras veces estás compitiendo con las mismas fábricas.
  • Cero fidelización del cliente: Todos recuerdan que compraron en Mercado Libre, pero no a quién. Lo que dificulta las chances de que esa persona te vuelva a comprar.
  • Alto porcentaje de comisión. 

 

Vender a través de tu propia Tienda Nube

Tienda Nube es otra iniciativa Argentina que evidencia un crecimiento exponencial en el rubro de ecommerce, teniendo entre sus principales características la vinculación con Mercado Libre y también un gran asesoramiento para principiantes.

Pros

  • Menos gastos de comisiones que en Mercado Libre (Actualmente la comisión por venta es del 2% en el paquete básico).
  • Mayor fidelización del cliente (recuerda dónde compró el producto)
  • Un diseño intuitivo, fácil de personalizar (aunque vale aclarar que Mercado Libre ha avanzado en este aspecto).
  • Permite personalizar la URL.
  • Capacitación gratuita para emprendedores que buscan aprender a gestionar un eCommerce pero no saben cómo hacerlo, desde la Universidad del eCommerce.

Contras

  • Al no ser un market place, no cuenta con el posicionamiento de Mercado Libre.
  • Como no se lleva por un sistema de calificación, es difícil generar confianza desde un principio.
  • Cobra un plan mensual un tanto elevado para una PYME que es un freno al querer comenzar.
  • No está disponible en tantas regiones como Mercado Libre (si tu intención es vender fuera de Argentina).

 

¿Cuál conviene más?

Atento al análisis de Romina Moine -Directora de Marketing y Estrategia de Agencia Interactúa-, te sugerimos parámetros para definir qué elegir según características y objetivos:

  • Si tu objetivo es vender grandes volúmenes.
  • Si no contás con estructura o empleados.
  • Si no te interesa fidelizar, solo competir con precio.
  • Si no te interesa tener márgenes grandes.

Te conviene vender en Mercado Libre.

 

  • Si necesitás fidelizar a tus clientes.
  • Si contás con una estructura (local + empleados).
  • Si querés destacarte de la competencia.
  • Si preferís mayores márgenes de ganancia.

Te conviene vender desde tu propia Tienda Nube.

 

Si estás por embarcarte en el mundo de la venta online, contactá al Departamento de Ecommerce de Agencia Interactúa y te asesoraremos para que saques el mejor provecho a este canal digital.

 

 

Juan Nicolini
Social Media Leader – Ejecutivo de eCommerce
Agencia Interactúa

 

Concordancia, una aliada en nuestras campañas de Google Ads

La Concordancia es un concepto importantísimo sobre el que deberás interiorizarte si vas a comenzar tu actividad en Google Ads: una herramienta que, volviéndola eficaz con la práctica, te permitirá crear anuncios efectivos.

 

¿Qué es?

Para entender este concepto debemos, primero, tener presente una diferencia entre dos elementos.

  • Términos de búsqueda: se refiere a las palabras o conjunto de palabras que los usuarios utilizan al momento de buscar en Google el producto o marca en el que están interesados.
  • Keywords: Las palabras que nosotros utilizaremos para informar a Google cuándo queremos que nuestro anuncio se active en la red de búsqueda.

En síntesis, la concordancia se puede definir como la relación que se genera entre los términos de búsqueda y las keywords que ingresamos para activar nuestro anuncio.

Es vital que, previamente, hayas hecho un relevamiento de tu audiencia objetivo, evaluando cuáles son los términos de búsqueda usuales para poder utilizar éstos como keywords y generar concordancia.

 

Tipos de Concordancia

 

Existen, actualmente, 5 tipos de Concordancias posibles que nos permiten organizar las keywords en base a distintos términos de búsqueda. Las detallamos aquí abajo, junto con el signo que permite activarlas.

  • Amplia: La más simple de utilizar y la que recomendamos utilices en los primeros pasos que des dentro de la plataforma. Cualquier término de búsqueda que esté relacionado en lo más mínimo con tu keyword, activará tu anuncio. Por ejemplo, si nuestra keyword es motos Santa Fe, el anuncio se activará cuando el usuario busque en Google comprar motos en Santa Fe, repuestos para motos en Santa Fe, vender motos en Santa Fe. Asimismo, esta Concordancia se hará efectiva cuando el usuario busque ya sea con errores ortográficos, o cuando nuestra keyword esté en plural (motos) y el usuario utilice términos de búsqueda en singular (moto). Como veremos, este tipo abre mucho las posibilidades de que nuestro anuncio se muestre. La desventaja es que puede mostrarse a personas que no están interesadas en nuestro producto o servicio produciendo impresiones o clics que no sean los de nuestra audiencia. Para poder utilizar la Concordancia Amplia solo tenemos que cargar las keywords sin ningún signo especial.
  • Amplia modificada: Una variable de la Concordancia Amplia. Nos permite indicar a Google ciertas Keywords, pero evitando que el anuncio aparezca si el usuario utiliza sinónimos de aquellas en sus términos de búsqueda. Por ejemplo, si mi keyword es Restaurant en Paraná, y utilizo este tipo de Concordancia, nuestro anuncio no se activará si el usuario utiliza el término comedor en Paraná. Para poder activar este tipo de Concordancia, deberemos anteponer el signo “+” a nuestra keyword cuando la ingresemos en nuestro anuncio (ej: +Restaurant +Paraná).
  • De Frase: Un tipo más específico de Concordancia. Nuestro anuncio se mostrará siempre y cuando, en el término de búsqueda usado por el usuario, nuestra keyword esté incluída independientemente que tenga previamente o posteriormente otras palabras agregadas. Se activa utilizando las comillas (“”) como signo. Por ejemplo, si nuestra keyword con Concordancia de frase es “Restaurant en Paraná”, nuestro anuncio aparecerá cuando el usuario busque Restaurant en Paraná con estacionamiento, o el mejor Restaurant de Paraná. No acepta sinónimos.
  • Exacta: Como lo indica su nombre el anuncio únicamente se muestra si el usuario escribe nuestra keyword de la misma manera como nosotros la definimos. No admite sinónimos, ni términos antes o después de nuestra keyword. Pero sí se activará tu anuncio si el usuario utiliza términos de búsqueda con errores ortográficos. Para activar esta Concordancia debemos escribir nuestra Keyword entre corchetes “[]” (Ej: [muebles a medida]).
  • Negativa: En este caso, nuestros anuncios NO se mostrarán cuando el usuario utilice en su búsqueda las keywords que indicamos con Concordancia negativa, ni tampoco con las variantes cercanas a estas Keywords. Para poder activar este tipo de Concordancia, deberemos anteponer el signo “-” (menos) en las keywords que ingresaremos para nuestro anuncio. Por ejemplo, si vendemos motosierras y queremos evitar que nuestro anuncio se active (y por ende pagar por el mismo) cuando se busquen términos como “motos” o “sierras”, podremos poner estos términos con el “-” y así mostrar nuestro anuncio en la búsqueda específica.

Cada Concordancia podrá ser una herramienta eficaz siempre y cuando previamente tengamos un conocimiento de nuestra audiencia, y tengamos objetivos definidos en nuestra campaña. Y si bien es posible combinar todas los tipos de Concordancia en un anuncio, lo ideal es ir aplicando progresivamente estas herramientas, midiendo diariamente el resultado de nuestros anuncios y modificando en base a los resultados.

A medida que desarrollemos estructuras de campañas más complejas podremos ir mejorando la relación entre términos de búsqueda y keywords, generando cada vez más Concordancia en nuestras campañas de búsqueda.

 

En Agencia Interactúa proveemos servicio de SEM, esto es: estrategia, configuración y medición de campañas publicitarias en Google. No dudes en pedirnos un presupuesto a la medida de las necesidades de tu empresa aquí.

 

Juan Nicolini
Social Media Manager Leader
Agencia Interactúa

 

 

Ventajas de utilizar Google Ads

Google Ads es una  herramienta utilizada por miles de empresas en el mundo, sin importar el tamaño de éstas, permitiendo llegar a sus clientes potenciales.

Tal vez hayas oído hablar de ella también como Google Adwords: este término, utilizado inicialmente cuando la plataforma se lanzó en el año 2000, ha caído en desuso dado que, hoy por hoy, las posibilidades que se brindan van mucho más allá.

Y aunque tal vez no hayas sentido hablar de Google Ads, creeme, que te has topado con esta plataforma muchas veces como usuario: en tus búsquedas, al visitar tus webs o blog favoritos, en tu Gmail, en Youtube, al descargar una app del playstore… es decir, en alguna de tus acciones del día siempre está.

Ahora bien ¿Qué beneficios trae para tu empresa? ¿Y por qué deberías comenzar a invertir en esta herramienta?

 

La Red de búsqueda y Red de Display

 

La Red de Búsqueda, sí, es lo que pensás: Sirve para hacer que tu marca aparezca a tu público objetivo cuando busque en Google aquellos servicios o productos que ofrezcas. Google pone a disposición las palabras claves que los usuarios utilizan para que puedan encontrarte mediante tu estrategia de SEM (search engine marketing).

Si bien Google es uno de los tantos buscadores que existen, es importante remarcar que es el motor con mayor penetración a nivel global (acaparando casi el 70% de las búsquedas web).

La Red de Display, por otro lado, es un conjunto de millones de sitios webs y aplicaciones en los que podemos mostrar nuestros anuncios a partir de Google Ads. También podemos armar campañas para que se muestren en la bandeja de entrada de Gmail y en Youtube.

La diferencia entre ambos reside en que, en la primera, contamos con usuarios activos buscando nuestros productos y servicios. Mientras que, en la segunda, no necesariamente te estarán buscando, por lo cual el contenido atractivo deberá ser (como siempre) el Rey.

 

El público objetivo

 

Ambos elementos son un mar de datos que podemos operacionalizar para poder mostrar nuestros anuncios a nuestro público objetivo.

Ya sea identificando sus acciones a través de palabras claves, los sitios que visitan, las aplicaciones que descargan, los lugares donde han comprado e,  incluso, cómo han interactuado con nuestra web (Remaketing/ Retargeting)… Ads nos permite utilizar todos los datos de estas acciones y todos estos espacios digitales para dar en el blanco.

Así, al igual que Facebook Ads, nos permiten orientar nuestros anuncios a lugares geográficos, edades, idiomas y géneros deseados.

 

Mediciones y estrategias

 

Tus anuncios tendrán, en cuestión de unas horas, los primeros porcentajes de rendimiento sobre la cantidad de clics que tienen, el costo por clic, el tráfico a tu web, etc, permitiéndote monitorear y modificar aquellos elementos que te permitan hacer más eficaz tu acción de marketing.

A su vez, esto te permite llevar un control detallado del presupuesto: podés acceder al mismo todo el tiempo desde distintos dispositivos, realizar pruebas de anuncios y ver cuáles son los que tienen mejor rendimiento de cara a tus objetivos, permitiéndote tener el mejor retorno de inversión.

 

Para todos los tipos de objetivos

 

Google Ads es una herramienta útil para cualquier organización o empresa. Puede ser usado por profesionales, pequeñas marcas, emprendedores o marcas que no tienen una estructura tan desarrollada ni un gran presupuesto de inversión, como así también por grande empresas.

Ofrece distintas estructuras de campañas en base a los objetivos que persigas: orientar clientes a tu tienda física, incrementar las ventas online, imagen de marca, suscripción al newsletter, incrementar llamadas telefónicas, sumar tráfico a tu web, obtención de datos de los potenciales clientes que interactúan con tu marca, por solo brindar algunos ejemplos.

 

Si querés conocer más acerca del servicio de Google Ads, no dejes de contactar a nuestra agencia. Te asesoraremos en esta y otras herramientas que podés utilizar para potenciar tu marca en la web.

 

Juan Nicolini
Social Media Manager – Ejecutivo de Ecommerce
Agencia Interactúa

 

 

 

Elecciones 2019 y Ciudadanía 2.0

Comenzaba la campaña proselitista de 2015 cuando escribíamos los primeros apuntes (véase elecciones y ciudadanía 2.0) sobre cómo se desarrollaba un contexto político donde las redes hacían su debut oficial como un jugador importante en la campaña electoral.

En ese entonces, se modificaba así la estructura de candidatos y partidos, invitando al ciudadano a participar de otra manera, más efectiva a la hora de manifestar su opinión, pero a la vez otorgándole una responsabilidad implícita sobre la veracidad de la información que (en ese momento) no supimos manejar. Aún así, el cambio de paradigma respecto a 2011 era evidente.

Llega 2019 con conceptos ya masticados: prosumer, fake news, trolls, reputación online, virales, crisis 2.0, etc. La pregunta obligada es ¿qué tan diferente es el contexto 2019 del de 2015?

 

Los candidatos/partidos

 

Tal vez sea demasiado temprano para hacer conclusiones respecto a las estrategias de comunicación que plantean las campañas pero, aunque estamos lejos del plato fuerte de octubre, el desdoblamiento de algunas elecciones nos ha mostrado ciertos indicios.

  • FRECUENCIA: La saturación del contenido electoral que tuvimos en Facebook y Twitter hace 4 (incluso 2) años no es tal en la actualidad. Algún usuario de estas redes, despistado, podría decir que los candidatos han medido sus mensajes, priorizando la calidad en vez de la cantidad.
  • DIVERSIFICACIÓN: La realidad reside en una necesidad de diversificar su mensaje y redistribuir su inversión, en parte teniendo que adaptarse a los nuevos espacios sociales digitales: Instagram, Youtube, sin dejar de lado la publicidad en Webs y Aplicaciones.
  • PROFESIONALISMO: En parte se debe a un aprendizaje de los mismos equipos de comunicación que ya cuentan con mucho desarrollo. Es decir, ya no vemos un sobrinity manager y el trabajo profesional en esta esfera se ha ganado un lugar. Está saldada, a mi criterio, la deuda que se tenía sobre un análisis particular del comportamiento de los usuarios en las redes, sobre todo en cuestiones políticas.

Veremos si las campañas tendrán en cuenta la particularidad de cada red y cada público objetivo, para adaptar sus mensajes de acuerdo al medio tratando de mantener una estructura clara, coherente y adaptada a las extensiones de mensajes que permite cada uno de estos espacios.

 

Los ciudadanos

 

En el artículo de 2015 decíamos que formar un ojo responsable o, por lo menos, un criterio de lectura más profundo de los mensajes en la red, obligará a profesionalizar y perfeccionar el trabajo a conciencia en Social Media”.

Creo que esto último se ha logrado en un porcentaje, y los usuarios de redes sociales hemos desarrollado ciertas herramientas y experiencia que nos permiten hacer una lectura crítica de los contenidos en las redes.

Ahora bien, la capacidad de distinguir la información y la publicidad, de las fakes news y perfiles falsos, no ha sido utilizada con eficacia: pareciera que reconocemos cuando una información es falsa y, aún así, la compartimos con la intención de alimentar el monstruo. La inocencia del prosumer sin conciencia de sí pasó a una utilización de los mensajes que sean funcionales a sus deseos (posverdad).

Esta “ética” de las publicaciones personales en redes, es una cuenta pendiente, de la mano con una legislación que contemple la regulación de estas acciones.

Como punto positivo podemos destacar cierta iniciativa a hacer visible cualquier tipo de acción que los usuarios consideren importante compartir/informar/denuncia. Y hago hincapié en la consideración de cada usuario, dado que la importancia social o política de las publicaciones tiene distintos grados de análisis en los que no repararemos hoy.

 

Conclusiones

 

La experiencia sobre el nivel de exposición, durante todos estos años, de partidos y candidatos (y varias crisis 2.0 mediante) han orientado la actividad proselitista en redes a un trabajo cada vez más cuidado, pensado, planificado y organizado en y para las redes. Han entendido (como las empresas) que este espacio es de diálogo y el usuario lo siente como propio y con derecho a réplica.

Este aspecto es bastante optimista, pensando que estos espacios digitales han colaborado a disminuir la contaminación que otrora tuvimos de campañas electorales, tanto on como offline.

Los que aún debemos asimilar este espacio público y tomar consciencia de nuestros actos 2.0 somos los mismos usuarios: teniendo un lugar donde poder expresar posiciones políticas y electorales, el desafío es poder hacer un uso consciente de la información y las opiniones, para colaborar al sano ejercicio democrático 2.0.

Juan Nicolini
Social Media Manager
Agencia Interactúa

¿Está tu empresa REALMENTE preparada para Social Media?

 

Arranca 2019 y estás totalmente decidido a desarrollar una estructura de Comunicación, Marketing y Venta a partir de las grandes posibilidades que brinda el Social Media. Hiciste todo lo necesario: averiguaste cuáles son las tendencias en tu rubro, elegiste las mejores plataformas para tener presencia, evaluaste objetivos (porque finalmente comprendiste que en las redes sociales no sirve el “estar porque hay que estar”), realizaste una planificación, designaste Community y Social Media Manager, le pediste al departamento gráfico que empiece a hacer diseños que se ajusten a los parámetros de las distintas redes, definiste un presupuesto, etc, etc. O mejor aún: contrataste a Interactúa y te ahorraste todo este rollo ;).

 

¡Ahora sí! Listo para salir con toda la energiAH NO PARÁ.

Es un gran paso que hayas podido entender que el éxito en social media depende de un trabajo de calidad, planificado, constante, y en el cual es necesario realizar una inversión de distintos factores relacionados al ámbito digital.

 

Pero la buena gestión de esta arista, implica incluso reforzar otras acciones que, si bien no pertenecen directamente al mundo online, es necesario coordinar para poder lograr una buena experiencia de tus clientes. Asimismo para sostener una imagen de marca y reputación (on y offline) definida.

 

Para eso, antes de programar tu primer posteo o el cambio de portada ya definido, te sugerimos reflexiones un poco sobre los siguientes puntos que pueden resultar fundamentales para la convivencia entre Social Media y toda tu marca:

 

  • ¿Tengo optimizada mi logística? ¿Cuento con stock de los productos a promocionar?

 

La promoción de tus productos, si está bien gestionada, seguramente incrementará el nivel de interacción y alcance a personas interesadas. Por ende, se incrementarán las consultas y posteriormente la solicitud del producto. El usuario de redes sociales pretende poder tener resuelta su compra en un par de clics, pero también quiere que la empresa responda con una entrega eficaz. Tener aceitado el circuito de pedidos de manera tal que puedan ser entregados en los plazos que se promocionan es primordial para evitar posibles reclamos. Asimismo, contar con un relevamiento de stock te permitirá estar preparado para un incremento en la demanda.

 

  • Las otras áreas de la empresa ¿están en conocimiento de lo que se hará en Redes Sociales?

 

Comunicar a los distintos sectores de nuestra empresa es indispensable para lograr la integración. Es importante que los objetivos, las acciones y el personal a cargo sean conocidos por toda la empresa. No importa que no estén vinculados directamente con ventas o comunicación. Debemos pensar en los espacios digitales como cualquier otro espacio: un nuevo local, una nueva oficina, etc. Permitirá incluso tener definida acciones dentro del organigrama y evitar desconexiones en la cadena de gestión.

 

  • Nuestros compañeros de trabajo ¿conocen y están involucrados con la herramienta?

 

Esto es diferente a la comunicación a cada área: La mayoría de nuestro equipo de trabajo, seguramente tiene alguna cuenta en redes sociales. Es importante informarles y también invitarlos a que formen parte de la comunidad on line. De esta manera podrán estar al tanto de todo lo que se comunique mediante este canal, y podrán tenerlo presente ante cualquier consulta de un cliente por otra vía. Por ejemplo: si hay un concurso en redes y un cliente se presenta en el local consultando por el mismo (porque lo vio de pasada en su feed de Facebook pero no pudo leerlo detenidamente), el personal de atención al público podrá asesorarlo, colaborando con la participación del cliente. Si esto sucede así en un sorteo, también será productivo ante una promoción u oferta.

 

Esta participación del equipo también alimentará las acciones en las propias redes: su participación activa puede generar ideas para contenido, colaborar en la reputación online, compartir contenido específico de la cuenta. Como sugerencia, presentales la planificación buscando que todos estén de acuerdo, atendiendo sugerencias o cambios que ellos indiquen: recordá que su visión puede aportar mucho.

 

  • ¿Cómo coordino redes sociales con los otros canales de comunicación?

 

Lo seguimos recalcando. Las redes sociales son un canal de comunicación y venta fundamental en la actualidad. Pero eso no implica bajo ningún punto de vista, dejar de lado los otros canales de comunicación. Si tenés un manual de marca, dale continuidad en las plataformas digitales, adaptando el mismo a las condiciones del contexto. Si no lo tenés, elaborá un criterio que pueda adaptarse a diferentes formatos.

Lo importante es integrar las redes sociales a los otros canales de comunicación. Definí qué contenido es mejor publicarlo por este canal, y qué contenido es más eficaz mediante otros. Mantené equilibradas y activas todas tus vías de comunicación, logrando una convivencia entre plataformas y una coherencia en tu mensaje.

 

La comunicación en redes sociales todavía está en una etapa de desarrollo. Hemos superado la etapa de escepticismo, y también la etapa donde se subestimaba esta herramienta. Pero cuidado: la vorágine 2.0 no debe llevarnos al otro extremo: es importante lograr un equilibro de esta arista de la Comunicación con todos los otros elementos de la Organización, para poder lograr una gestión eficaz

 

Juan Nicolini
Social Media Manager – Redactor
Agencia Interactúa

Redes Sociales en Salud: Apuntes sobre avances y desafíos

Hace no muchos años, cuando comenzábamos a hablar de Comunicación y Marketing Digital, una gran parte de las marcas (sobre todo aquellas cuyo rubro, por naturaleza, tenía una mayor exposición a tener conflictos con el cliente: inmobiliarias, seguros, salud, financieras) tenían sus reparos teniendo un latiguillo en común: las redes sociales no son un espacio para todas las empresas…

 

 

Bastó poco tiempo para poder adaptar esta forma de comunicar a los distintos rubros: actualmente son muy claras las ventajas de las redes sociales como plataforma de comunicación, como así también las reglas de juego a las que se somete la marca. Aún así, con todos los reparos, progresivamente todos los rubros fueron haciendo su camino.

 

Si bien extraño hoy en día encontrar algún ejemplo, es entendible en determinados casos la no utilización de estas herramientas si partimos de empresas que se relacionan con áreas sensibles de la vida de las personas. El caso paradigmático es el rubro de la Salud.

 

El porqué tiene varias perspectivas: La primera responde a que es necesaria una estructura de gestión en comunicación que esté preparada para relacionarse con el paciente/cliente/afiliado en un contexto muy sensible (nos referimos a la política de comunicación más allá de las Redes Sociales). La segunda, creo, se debe a ciertos sesgos en cuanto al universo de la comunicación digital.

 

Que la fanpage no te tape el bosque

 

Actualmente tenemos un desarrollo de presencia de marcas del sector salud que, si bien tímido, es un avance, pero acotado a las plataformas usuales partiendo de la impronta de que “hay que estar en redes porque sí”.  Un error muy común es pensar los Social Media únicamente como las plataformas de redes sociales más conocidas. En realidad, el universo es mucho más amplio y (siempre y cuando tengas definida y planificada tu estrategia de comunicación) se pueden aprovechar distintos canales de acuerdo a los objetivos. Por un lado, existen varias plataformas específicas del rubro sobre las cuales las empresas pueden desarrollar posicionamiento y también networking (aunque en nuestro país no son demasiado usadas), que pueden complementarse muy bien con nuestra web y las cuentas en las plataformas que se adapten a tu objetivo y dónde dialogue tu público.

Pero debemos entender que Comunicación 2.0 no refiere a un tipo de tecnología o plataforma, sino a una actitud, y ésta es la conversación: partiendo de esta base podremos elegir los canales que sean más beneficiosos para desarrollarla.

 

Pero la fanpage es el árbol más productivo

 

Largo y tendido se ha hablado de la cantidad de usuarios activos, interacciones, alternativas de alcance, fidelización y venta que tienen plataformas como Facebook, Twitter, e Instagram. Son los espacios de diálogo por excelencia. Utilizar otras plataformas puntuales para el denominado CRM, para el análisis de datos y estrategias de comunicación, es válido. Pero no podemos descontar estas plataformas donde se desarrolla el principal elemento de la gestión 2.0: la conversación.

 

 

Tu público está ahí

 

Hemos acordado que la actitud de una marca al gestionar comunicación digital es la Conversación. Ahora, deviene la pregunta ¿Qué puede una marca del rubro salud conversar con los internautas?

Pues MUCHO.

 

Estadísticas a nivel global indican que el 90% de los internautas utiliza Internet para buscar contenidos o servicios de naturaleza sanitaria. Y un 73% afirma que la red le ayuda a tomar decisiones beneficiosas para su salud.

Y aquí hay un punto fundamental que puede ser aprovechado: la búsqueda de datos en un área tan sensible como salud, sumada a la cantidad de información falsa que se encuentra en la web, puede provocar desinformación, lo cual en este rubro, puede ser terrible. Los actores del sector salud tienen una gran oportunidad de desarrollar canales de comunicación con información clara y de valor, que permita posicionarse como un faro para sus pacientes/clientes/afiliados, colaborando con la fidelización hacia nuestra marca.

 

 

Convivir con las crisis 2.0

 

Podemos identificar, a grandes rasgos, tres actores del servicio de salud: el profesional, las instituciones (Clínicas, sanatorios, incluímos aquí también las farmacias) y los agentes de cobertura médica (Obras Sociales, Prepagas, Mutuales). Los mismos desarrollan sus actividades en un ámbito muy sensible por naturaleza (entendamos también que el usuario de estos servicios, por lo general, no suele buscar la atención por una situación deseada). Ante esto, la mínima desviación del punto ideal que la persona tenga sobre el servicio, sumada a la situación por la que la persona esté atravesando, puede devenir en un reclamo o queja que en redes sociales puede afectar un elemento importantísimo en Social Media: la reputación online. Y puede transformarse en lo que denominamos una Crisis 2.0.

 

El margen de error en salud no existe, y los actores conviven constantemente con la posibilidad de que su trabajo (por más que realicen todo lo humanamente posible) no logre cumplir los deseos de la persona. No estamos llegando a los extremos de casos realmente trágicos (los cuales lamentablemente también pueden presentarse), sino a servicios que por distintas causas no llegan a cumplir las expectativas.

En este sentido, el servicio de salud está atravesado por factores logísticos, legales, administrativos, económicos, políticos, que muchas veces terminan determinando formatos de acceso al servicio (el expendio de determinado medicamento, la cobertura de una cirugía, etc). Y cuando éste no cumple las expectativas (a mi criterio, algo que sucede mucho más frecuentemente que en otros rubros) la queja está a la orden del día. Esto, sumado a las condiciones de viralización de las redes, hace que el prestigio de la marca esté en jaque constantemente.

 

Es este el quiebre donde las marcas del rubro se encuentran… algunas optan por abandonar. Otras, por aceptar las reglas del juego 2.0 y apelar a una estrategia de comunicación fuerte y profesional que permita aprovechar el contexto.

 

El reparo a no estar en redes sociales por miedo a las críticas, tiene una respuesta muy fácil: las personas ya están hablando de tu marca en redes sociales. Ante la insatisfacción, el usuario (cada vez más exigente como cliente, y como  paciente) aprovecha estas plataformas tanto para la búsqueda como para dejar sus opiniones.

Entonces. Si hay un reclamo u observación ¿No sería mejor tener un espacio oficial donde el usuario pudiera dejar su reclamo? De esta manera poder medirlo, evaluarlo y resolverlo.

 

Pero por otro lado, los usuarios de redes sociales suelen ser grandes promotores de buenos servicios y gestiones: el cliente satisfecho es el principal promotor, más aún si hablamos de un cliente fidelizado. Y aquí vale una salvedad que, si bien harto conocida, es importante retomarla: la reputación on line está condicionada por nuestra acción offline. Las redes sociales son un reflejo de nuestra gestión fuera de ellas. Pueden dejar en evidencia nuestros errores, pero también potenciar nuestras virtudes.

 

Puntualmente en el sector salud, podemos encontrarnos con 2 puntos a evaluar en el plano de posibles crisis 2.0. Cada una amerita una reflexión, dado que todas tienen una forma de gestionarla y no deben ser estas motivos para frenar nuestra presencia en redes sociales.

 

1. Crítica moderada

Los reclamos comunes en el sector salud pueden provenir de críticas moderadas sobre situaciones puntuales: falta de limpieza, mala atención del personal, demoras en el turno, etc. Entendiendo que son casos aislados dentro de la dinámica de la empresa, no debemos asustarnos por la visualización de la misma.

Lo primero que debemos hacer es identificar si la crítica es justificada y, de estarlo, resolverlo en conjunto con el área correspondiente y responder a la crítica una vez concretada una solución. El usuario valora mucho la capacidad de aprendizaje de las empresas.

Si estas críticas son recurrentes, entiendo, la solución no es cerrar la cuenta, u ocultar los comentarios: tal vez lo mejor sería evitar que estos problemas offline fueran frecuentes, para brindar un mejor servicio.

2. Crisis

Estos casos son excepcionales, pero ante la  amenaza de llegar a presentarse, son uno de los factores del freno de la presencia en redes. El expendio de un medicamento equivocado, una mala praxis, la no cobertura de un tratamiento complejo por parte de la Obra Social. Cualquiera de estas situaciones puede devenir en un comentario que cree una ola de quejas y reclamos.

Será importante que, dada la situación, el profesional o institución involucrada evalúen el caso y puedan resolverlo trabajando en todas las vías de comunicación.

Este tipo de posibles situaciones tampoco aplicaría como justificativo para evitar la presencia en redes: como ya dijimos, los usuarios ya hablan de nuestra marca en distintas plataformas. Y ante un caso como los ejemplos planteados, la crisis se disparará igual por distintos medios.

 

Para esto es necesario poder elaborar una estrategia de comunicación que contemple no sólo las condiciones de la plataforma, sino también las particularidades del rubro. Un trabajo profesional, planificado. Y la elaboración de un manual de comunicación digital que contemple aspectos sobre cómo gestionar la reputación online y afrontar estos posibles escenarios.

 

 

Conclusiones

 

La presencia en redes sociales de aquellas empresas pertenecientes al rubro salud ha tenido un desarrollo considerable en los últimos años, pero con acciones dispares e intervenciones tímidas.

Todavía encontramos cuentas que no responden los mensajes privados, ocultan comentarios críticos, no dejan calificar a la empresa, perdiendo así (por no saber cómo gestionar las críticas) la posibilidad de aprovechar esa información para mejorar la calidad del servicio, pero también para dialogar con su público y de esta manera conocerlo más y sobre todo fidelizarlo.

Cada día es más necesario pasar de estructuras artesanales a unas más desarrolladas, que permitan entender la comunicación como un elemento vital de la imagen de marca y que puedan tanto aprovechar el campo digital, como así también afrontar la demanda del mismo.

Creo que, dadas las características del público, y las actividades relacionadas a su salud que este realiza en el mundo 2.0, presenta un campo ideal para la fidelización y la gestión de reputación online (elemento fundamental para los actores del servicio de salud). Pero esto significa entrar en diálogo constante, afrontando las críticas y articulando nuestra identidad on line con nuestras acciones fuera de las redes. Pasar de las acciones esporádicas a una verdadera estrategia de comunicación que muestre el compromiso que el rubro demanda, permitirá a la marca sacar todo el provecho a la comunicación digital.

 

Juan Nicolini
Social Media Manager
Interactúa

2.0 significa CONVERSACIÓN

Un título que parece ser trillado a esta altura.

Dentro de “lo 2.0” se han puesto un montón de conceptos, ideas, juegos teóricos y metodológicos que son rimbombantes a la hora de las conferencias y los artículos académicos, pero que poco han sido asimilados en el campo, al momento de la ejecución. Es decir en el interior de las empresas, las cuales son, al fin y al cabo, los lugares donde se evidencia si los conceptos que se proponen en la teoría, tienen resultados en la práctica.

Nunca está de más recordar el paradigma actual… la Hipermedia tiene, entre sus muchas aristas, una figura que se corporiza: el prosumer.

En el contexto de los mass medias y el discurso unidireccional, nos encontrábamos con un perfil definido de consumidor. Que si bien podía tener niveles de reflexión sobre sus acciones de consumo, sus actitudes afectaban SU decisión de compra, no la de los otros.

El prosumer es el resultado de una multiplicidad de factores que han establecido una figura que (producto de lo que Carlos Scolari llama Reticularidad) hoy es parte del mensaje… del mensaje publicitario.

Entonces, el planteo es de una simbiosis, una producción de discurso constante en la que se articulan tanto la empresa como el prosumer. Un ida y vuelta, una conversación.

Muchas empresas han entendido la idea de hablar con el cliente. Y tratando de correrse de la venta directa envían mensajes que fomentan la interacción y un discurso cercano al mismo.  Pero se han olvidado de un punto muy importante: para que sea una conversación no basta con hablarle al cliente: hace falta leerlo/escucharlo.

Y no hablamos solamente de estar atento a los mensajes privados, o a las consultas por el precio o la fecha.

Significa leerlos: muchas veces comentarios como “muy bueno” o “uuh yo quiero”, buscan una respuesta, no por parte de otro usuario, sino de la misma marca. Muchas veces, una opinión positiva se puede agradecer, y una negativa, atender (siempre con el temple y la organización necesaria para evitar una crisis por una mala respuesta que alimente la queja) y transformar un disgusto en una satisfacción por la atención. Los registros de visitas, pueden evaluarse y, si nuestro cliente suma un comentario, poder responder, atender, acompañar. Las menciones pueden ser parte de un vínculo con el cliente u otra empresa del rubro.

Siempre que nos preguntan por qué estar en redes, uno de los motivos principales es el hecho de que los clientes ya están hablando de nuestra marca en redes, y qué mejor que poder nuclear todos esos datos en un lugar de referencia, propio.

Ahora bien, tenerlo y mantener una postura pasiva, tampoco es positivo. Debemos nosotros como marca incitar al diálogo y a su vez tener que ser proactivos en el monitoreo de nuestra marca más allá de nuestra propia fanpage.

Y ahí es donde cobra importancia la función del Community Manager. Las plataformas, cada vez más automatizan las acciones de administración de nuestro espacio 2.0, a diario salen a la luz nuevas herramientas, y nos brinda mes a mes más datos para utilizar en pos de optimizar nuestras publicaciones.

El rol del CM es estar atento a las repercusiones, reproducciones, consecuencias (algunas predecibles, otras no tanto) de dichas publicaciones, y poder desarrollar respuestas satisfactorias en cada una.

No debe quedarse en los laureles de lo que recibe para interactuar. Debe ser promotor de diálogo constante.

 

Juan Nicolini
Social Media Manager
Consultora Interactúa

Los parecidos de las redes sociales ¿copia o integración?

parecidos redes sociales - consultora interactua

Hace unas semanas Facebook lanzó sus “Stories” y llovieron los comentarios alusivos a que estaba copiando a Instagram Stories, que a su vez le había copiado a Snapchat

Negación, quejas, defensa de la “naturaleza” de nuestra plataforma favorita, curiosidad, uso y adaptación parece ser el ciclo que seguramente repetiremos cuando ya tengamos en nuestros celulares Whatsapp Status o Estados de Whatsapp, lo que se avecina como la siguiente reproducción del fenómeno de los mensajes multimedia efímeros (la cual, coincidamos, es la actual Diva 2.0).

Ahora bien, estos parecidos que se generan en el clan Zuckerberg -y que también podemos encontrar entre Pinterest y las “Colecciones de Google Plus” (¿En serio? A pocos le importa…. pero esas redes también cambian)-, provocan reparos y comparaciones en mayor nivel porque son cada vez más evidentes, dado que mezclan los núcleos fundamentales de cada plataforma. Y todo ha tomado mayor repercusión cuando Facebook, quien parecía el todopoderoso intocable, se rindió a traer la impronta de un pequeño pero particular Snapchat.

Sin embargo, éste es un comportamiento que viene de años, cuando allá por 2014 Twitter cambiaba su formato de perfiles, disponiendo la foto de éstos y la de portada de una manera similar a Facebook.

Luego éste comenzó a utilizar los Hashtags
Luego aquél sacó el Fav (en una osada acción que a varios tuiteros nos hizo perder la Fe en Jack)…

Facebook Live se hizo popular y comenzamos a transmitir videos en vivo, y debajo de él se escuchaba el ahogado grito de un precursor pero efímero Periscope. El video fue tomando lugar y, a pesar de no levantar cabeza con Plus, el grupo Google tiene en Youtube un estandarte que por el momento parece ser intocable.

Gradualmente los parecidos se fueron haciendo más evidentes, producto de un cambio de dirección en los usos de redes sociales: Las “tribus” 2.0, los fundamentalistas de determinada plataforma, el target de una aplicación, poco a poco se fueron borrando.

De la polarización tanto de redes como de sus usuarios en busca de LA red social, se viró progresivamente a un comportamiento integral que tiene sus detalles distintivos (los 140 caracteres, los “está en una relación”, el hecho de que alguien que no tiene tu teléfono no pueda encontrarte en Whatsapp…) pero que sin embargo tiene muchas más similitudes que diferencias. Es parte de un lenguaje que adoptamos nosotros y que la plataforma lo interpreta (a la vez que, obviamente, lo vende), porque debe analizarlo e integrarlo. Si no, posiblemente queden fuera de la Babel 2.0.

¿Es esto algo malo?

El usuario que comenta “Facebook estás cada vez más Snapchat”, es porque conoce la otra aplicación y seguramente la utiliza. No hay nada de malo en sumar algo que hacés y disfrutás en otro lugar. Distinto sería sumar acciones que un usuario no realiza en otras redes, o características y herramientas que éste no utiliza (por algo se ha mantenido la distinción de los 140 caracteres de Twitter).

El actual paradigma tendrá siempre un círculo en el cual se innova, llama la atención, se integra, se reproduce y se convierte en hábito. Esto es inevitable porque no responde a una plataforma, sino a la demanda de formas de comunicar. Las redes sociales así lo han entendido: la cuestión no es la distinción, sino la permanencia en el tren 2.0. Como Facebook y Twitter: un lustro copiando/permaneciendo.

Juan Nicolini
Social Media Manager 
Consultora Interactúa

CRISIS (2.0) ES OPORTUNIDAD

crisis-consultora-interactua

Hace unas semanas una amiga me contactó debido a que el nombre y matrícula profesional de su esposo, habían sido usados para realizar una serie de estafas telefónicas en todo el país. Esto, obviamente, conllevó a que aquellas personas víctimas de éstas estafas, con las cuales este buen hombre no tenía nada que ver, reaccionaran contra él por vías administrativas, legales y, claro está, a través de las redes sociales.

 

Ya hemos hablado mucho sobre el poder de viralización de las redes, las cuales pueden reforzar tu imagen reproduciendo halagos, agradecimientos, felicitaciones, etc., publicitando las virtudes de una organización, como así también pueden viralizar quejas, reclamos y denuncias que dejen en evidencia falencias. Y se ha instalado una costumbre de dejar publicado, casi en paralelo, al circuito de denuncias o quejas institucionalizado, un reclamo en redes, independientemente si la empresa tenga o no un espacio oficial.

Y también hemos hablado de crisis 2.0, cuando algún error o inconveniente de nuestra empresa deviene en una queja en redes sociales que, combinada con malas gestiones on line, remite a problemas graves en Social Media.

Pero el caso de mi amiga viene a colación porque, en realidad, la crisis que se generó tiene una serie de factores particulares:

  1. No fue generada por un error en el trabajo de esta persona. Su empresa no estaba al tanto de que su marca estaba siendo usada para estas prácticas; por ende, nunca pudieron prevenir este factor.
  2. El único indicio fue la queja de usuarios en redes sociales, lo cual sólo fue advertido cuando la crisis tomó tal magnitud que tocó el perfil personal de esta persona. Esto es debido a que las víctimas de la estafa no encontraban una cuenta empresarial oficial, entonces empezaron a realizar las quejas en sus muros, armando una bola de nieve que llegó hasta el perfil personal del dueño de la empresa (perfil que no tenía mucha actividad personal, menos en cuestiones laborales).

 

Si bien, hoy por hoy, es poco frecuente que una marca no tenga presencia en redes sociales, aún hay algunos rubros que no se han adaptado a las plataformas para poder desarrollarlas.

Fue ahí que tuve contacto con el tema. Y he aquí la cuestión: me preguntaban si (dado ya el nivel que había tomado el reclamo, sumado a las denuncias y la cantidad de posteos personales que se habían realizado) era conveniente realizar un descargo oficial en redes sociales.

Mi respuesta fue un SÍ rotundo. Pero antes evaluemos algunos elementos del caso que podrían tomarse como “contras”:

  • El enojo de las personas afectadas: cualquier respuesta tratando de explicar la situación podría sólo «sumar leña al fuego» en una plataforma donde los usuarios opinan más de lo que leen.
  • El hecho de no haber tenido nunca presencia de marca en redes sociales, y hacer el debut justamente en una cuestión vinculada a estafas, podría sumar cierto halo de sospecha.
  • La posibilidad de rechazo, sumada a la viralización.

Ahora bien. Dejando de lado una postura que ya hemos desarrollado (la cual reza que la importancia de estar en redes es tener la posibilidad de monitorear y prevenir este tipo de cuestiones antes que lleguen a este nivel), me parece necesario resaltar la importancia de poder enviar una respuesta a estos reclamos, aclarando la condición de la empresa ante la situación.

Pensar que un mensaje oficial que intente poner orden ante una horda de reclamos injustificados producto de un enojo, es (a mi parecer) subestimar a un usuario de redes que a esta altura ya ha entendido las reglas del juego y que, teniendo la posibilidad de en un par de clics saber más sobre el tema, leerá varias posturas. Y tal vez no sea la respuesta que el usuario busca. Pero sí sirve para orientar a dónde más buscar o reclamar.

Y sí, muchos seguirán en su enojo o preguntas, las cuales habrá que gestionar para poder aclarar la situación (es parte de la metodología de gestión de crisis 2.0). Pero en algún momento este usuario se encontrará con este mensaje aclaratorio. No importa cómo reaccione; seguramente algunos quedarán conformes, con otros deberemos encarar un diálogo -que al fin y al cabo esa es una de las características de Social Media-.

Otros, por interés, por curiosidad, o simplemente porque tienen cierto halo stalker, se introducirán en el tema y llegarán a ese mensaje también. Lo que, o bien evitará que se fugue por ese usuario una reproducción del reclamo (dado que ha entendido que la marca no tiene nada que ver con el inconveniente) o bien tomará el caso y podría utilizar esa herramienta para ayudar a aclarar la situación (respondiendo a otros usuarios con la información oficial que leyó).

Toda esta postura por gestión Social Media que sostuve fue atentamente escuchada por mi amiga quien hizo su devolución con una frase rotunda: – Yo le tengo un poco de miedo a Internet, porque uno sabe dónde empieza pero no dónde termina…

A lo cual, al instante respondí: – Todo dependerá de tu gestión 2.0.

En síntesis: Hoy más que nunca, los clientes hablan de nuestra empresa en redes sociales. El no tener presencia activa NO nos libra de ser mencionados en la web (por búsquedas, por preguntas, comentarios, etc). Y aunque nuestra empresa no saque provecho en redes sociales por no haber actividades que se relacionen directamente con nuestro trabajo, sí podemos tener un muestreo significativo de nuestro público, aprovechando las ventajas de la información que ellos vuelcan, pero sobre todo, tendremos nuestro DERECHO A RÉPLICA y a una gestión de nuestra REPUTACIÓN ONLINE que, en definitiva, es nuestra ventana al mundo.

 

Juan Nicolini
Social Media Manager y Redactor
Consultora Interactúa

Confesiones de un CM cansado de que lo llamen el Chico del Face

cm 2

 

Community Manager, Social Media Manager, Content Manager… son categorías que corresponden a una forma de organizar el trabajo de marketing en Social Media. Cada uno con su formación específica y funciones predefinidas, intentando estar continuamente al nivel de las exigencias del público, los clientes, las plataformas y tecnologías que entran en juego.

La figura del profesional en redes sociales parte de una formación que atraviesa distintos campos y que, si bien hoy tiene su escuela en formación, podemos afirmar que existe todo un corpus metodológico que lo avala.

Podríamos decir, teniendo en cuenta lo anterior, que el Community Manager (CM) es el profesional encargado de gestionar la presencia de una empresa, marca o institución en las redes sociales, mediante un trabajo organizado en base al estudio del público objetivo, el contenido a comunicar y las características de la plataforma que se utilizará como canal, desarrollando constantemente situaciones de diálogo, atención y resolución de conflictos con los usuarios.

Y sin embargo, es comúnmente denominado como “el chico del Face…”.

 

 

Sí. Así de simple. No importa que puedas articular campañas desde una intrincada y siempre cambiante plataforma publicitaria de Facebook, que seas un rey del hashtag en Twitter, que promuevas contenido en base a analíticas de Pinterest, que planifiques estrategias para un público objetivo en Instagram, o que hasta -incluso- logres interacciones en G+!

Aunque todas y cada una de las acciones de comunicación y marketing 2.0 que la empresa pone en juego, recaigan en la responsabilidad de una sola persona (el CM)… Sos, aún hoy, “el chico del Face”.

Por lo tanto, por la pasión que tenemos por lo que hacemos, me parece importante dar detalles (algunos) de los pormenores que tiene esta profesión, para que conozcan las peripecias del chico del Fa… digo, CM. 

La metáfora del Barman

Además del barman, podría utilizar también una analogía con el coordinador de viaje de egresados (teniendo que escuchar el latiguillo “vos vivís de joda”)… Porque la del Community Manager es una profesión que se desarrolla en un ámbito igualmente relacionado al ocio y la diversión.

El usuario de redes sociales tiene sus tiempos para interactuar. Y por lo general busca información y realiza sus consultas en los horarios de descanso. En Argentina, lo hace con mayor frecuencia en los horarios que está en su casa, dado que es donde tiene Internet con velocidad considerable. Ahí es donde todos aprovechan el tiempo libre para enviar mensajes, preguntar por productos, horarios, participar por concursos… y ahí es donde el CM trabaja para responder todos los mensajes. A las 2am de un martes, el fin de semana, el feriado.

¿Podemos no responder hasta el lunes? Si, pero puede significar la pérdida de una venta, o una reserva, o resolver el problema de un cliente.

Full, full, pero full time

Los mensajes llegan por doquier. A tu teléfono, a tu PC, a tu tablet. En todos los horarios. Inclusive en aquellos donde no está abierta la empresa. Y siempre, pero SIEMPRE, la pregunta que hacen fuera de horario es aquella que sólo el Gerente puede responder! Lo que te hace dar vueltas por los pasillos de tu casa pensando una respuesta acorde y que te dé tiempo para investigar.

Para darle un poco más de emoción al tema, el ringtone del celular para las notificaciones de las cuentas suele estar al volumen más alto, transformándose en una chicharra escalofriante cuando suena de madrugada si te olvidaste de dejarlo en vibrador.

Se corta Internet, no es el fin del mundo…

¡¡Es el fin del mundo!! Es como que desconecten la Matrix. 15 minutos sin Internet y empiezo a desarrollar un estrés producto de todas las proyecciones que hago de las consultas, comentarios, o crisis 2.0 que se deben estar gestando justamente en ese instante.

Luego, cuando vuelve la conexión, me doy cuenta que todo está en orden (si he hecho bien mi trabajo, claro está), pero hasta ese momento, siento que me sacan minutos de vida… Buéh, no tanto… OK, un poco.

Estar en redes no es lo mismo que saber de redes

Muchos creen que por tener varios seguidores en las redes sociales podrían ser buenos CMs… JA!

Cualquiera con acceso a Internet puede tener su cuenta en redes sociales y administrar su presencia personal. Pero la gestión de comunidades on line no se limita para nada a la mera publicación de contenido «social».

Hay varias redes en las cuales no tengo presencia personal y aún así, considero la introducción a cada nueva plataforma o aplicación totalmente necesaria. Como profesional de social media estoy en vigilancia constante de un campo que se modifica continuamente.

Y un detalle no menor: quienes trabajamos en esto, generalmente no publicamos en nuestras cuentas personales al nivel que lo hace un usuario común. (en casa de herrero…). Pero esto se remite a que tenemos una presencia constante hablando en redes para una marca.

Subilo “así nomás”

Ahí es cuando me agarra un reflujo gastroesofágico. ¡¿Cómo que así nomás?! Al usuario no le va a gustar, no se ajusta a las normas de la plataforma, no tendremos el mismo alcance ni las mismas interacciones ¡ES UN FOLLETO! 

Sí, somos muy picacerebros con esto y seguramente las áreas de diseño que no tengan asimilado el ritmo 2.0 no nos enviaran sus saludos para el día del amigo… Pero no es capricho, ni cuestión de buen gusto. Realmente el contenido debe ser adaptado a la plataforma para que logre su objetivo de la manera más eficaz. Y este es un proceso que debe tenerse en cuenta al momento de reinventar un mensaje que inicialmente se pensó para comunicación offline.

Y al subirlo “así nomás”, la poca efectividad de las publicaciones estará en manos del CM que no fue insistente con modificar las gráficas.

Como verán, no se trata de un trabajo fácil… Lo que no quiere decir que no nos encante. Decidimos trabajar en esto sobre todo por el placer de crear vínculos y diálogos que hacen a la relación entre el usuario y una organización. No porque nos parezca divertido, sino porque creemos que es una herramienta fundamental en el actual contexto, para múltiples actividades humanas.

Sólo pido que en el camino, consideren un poco más nuestras funciones (comunicación, marketing, RRPP,…), responsabilidades (trayectorias e imagen de marca de empresas) y resultados (retorno de inversión, aumento de ventas, mayor posicionamiento), antes de brindarnos apodos que poca justicia hacen a lo que verdaderamente somos.

Juan Nicolini
Community Manager y Content Manager
Consultora Interactúa