¿Cómo sería el mundo sin redes sociales?

¿Cómo sería el mundo sin redes sociales?

Una de las herramientas más importantes para quienes trabajamos en marketing digital es el “trends” del buscador más famoso. Herramienta utilizada permanentemente para analizar los términos que debemos usar y hacia dónde debemos dirigir nuestras estrategias.  Así fue que, justamente analizando “cómo y qué” busca la gente en internet, descubrí que lo más buscado en los últimos dos meses fue, palabras más, palabras menos, “redes sociales caídas”.  Al notar los números de las búsquedas, se puede percibir una especie de psicosis generada ante tal evento, que ni siquiera es mundial, ya que cuando una red social se cae, solo sucede en algunos países, en algunos de los continentes. Casi inevitablemente surge la pregunta de: ¿Puede el mundo funcionar sin redes sociales? o al menos sin las consideradas “más importantes” desde hace algunos años. ¿Podrá la humanidad continuar el desarrollo que lleva en las últimas décadas, sin la existencia de las redes sociales?   

Un mundo sin redes sociales

Según una experta del Media Lab del Massachusetts Institute of Technology (MIT) “el mundo podría funcionar, por supuesto. Pero sería un mundo muy diferente al que conocemos tanto en nuestras dinámicas sociales como económicas. Sin embargo, no podemos afirmar que sería un mundo mejor o peor. Solo sería un mundo diferente”. “Por supuesto que si”, afirma el decano de una Facultad de Derecho y Ciencias Políticas, “las personas tienen una sobredimensión de la importancia que tienen las redes sociales.” culminó diciendo.  Personalmente opino que los hábitos que se han construido en las últimas décadas son muy importantes y significativos, en lo que respecta a la relación sociológica que se fue creando.  ¿Que tan real es el emparejamiento que crearon las redes sociales?  Porque, nadie puede negar que las redes sociales nos pusieron a todos al mismo nivel: Cualquiera puede vivir el día a día de su estrella favorita, conversar, conocer su intimidad. Cualquier negocio local, puede pelear una porción de mercado a cualquier multinacional. Cualquier vecino puede dar su opinión a cualquier político, o reclamar a cualquier empresa.  “Son hábitos que están arraigados fuertemente en la humanidad”, entonces.. tanto para un lado como para otro, desde el lado de los “comunes mortales” ¿Cómo viviremos sin tener ese descargo, esa conexión, ese trato con todo lo que nos rodea?  Y para la otra cara de la moneda igual: ¿Cómo reconstruirán su vida “los famosos, de cualquier rubro, sin ese contacto permanente y cercano con sus seguidores? ¿Cómo harán las empresas para determinar sus estrategias de marketing sin el feedback de la gente? Seguramente muchos estarán respondiendo a gritos “¡Cómo lo hicieron durante miles de años antes!” y.. no. aunque suene un poco popular, desde ya les aseguro que no será lo mismo, por lo menos con estas generaciones.    ¿Sería involucionar volver a vivir sin redes?  «Alguna vez la humanidad vivió sin ellas», me diría alguien mayor  «Son simplemente habilidades que en algún momento aprendimos para comunicarnos sin necesidad de tener que estar en el mismo lugar” afirma Cristina Velez, cofundadora de Linterna Verde (grupo interdisciplinario que estudia los dilemas entre internet y sociedad). ¿Cómo podría la humanidad cambiar los hábitos actuales? ¿Qué hay de las nuevas pautas establecidas para comunicarnos, para entablar relaciones?  El mundo podría seguir tranquilamente sin redes sociales. «Sería un mundo un poco más lento, pero más beneficioso para la salud mental”, afirman algunos. Nadie puede negar que sería un mundo más saludable, pero ¿qué hay del desarrollo en todos los ámbitos? no sólo las comunicaciones, la tecnología, el comercio, las políticas internacionales, la lucha contra las enfermedades. Un sin fin de temas que las redes sociales han cooperado de manera positiva. Nadie puede negar que por ejemplo whatsapp es claramente una herramienta de trabajo. Es innegable que los mercados y las industrias se verían afectados.    Si las redes dejaran de funcionar de manera permanente, ¿qué sucedería con la sociedad? ¿Cómo sería esa transición? Lo primero que afectaría es la manera en cómo nos interrelacionamos con las personas más cercanas (familiares y amigos), ¿volveríamos a hablar por teléfono? ¿Enviaríamos mensajes de texto nuevamente? Al fin y al cabo muchas relaciones en las redes sociales se mantienen artificialmente vivas. Y ese tiempo vacío «de no hacer nada» lo llenamos navegando en las redes. En varios países tienen proyectos muy interesantes de descongestión digital en los que las personas van a comunidades, ciudades o pueblos pequeños, que no pasan de 600 mil habitantes, en donde la regla de convivencia es no tener uso de los celulares sino solamente para temas estrictamente necesarios y los índices de calidad de vida se incrementan poderosamente. “Nosotros le concebimos excesiva importancia a la velocidad, a la transmisión de datos, a las tareas diarias. Lo que hay que hacer ahora es la lentitud, disfrutar los momentos, bajar la velocidad con la que hacemos las acciones de cada día y ahí vamos a ganar muchísimo”, explica el sociólogo Sygmunt Bauman, al explicar los problemas de las sociedades de estos tiempos. Asimilarlo es simplemente decir vamos a utilizar otras tecnologías para comunicarnos.  «En ese medida lo que hay son tecnologías de información y las comunicaciones han avanzado muchísimo más allá de estas tres redes sociales”. dice Nicolás Díaz, quien también fue director de Democracia Digital Así, el mercado generaría un producto paralelo que logrará suplir esa ausencia del mercado. “Pero en temas de asimilarlo, me imagino que la sociedad tendrá que asumir los costos económicos de información que trae no tener esas tecnologías”, indica, añadiendo que habría que volver al teléfono, al correo, incluso a la tecnología morze. “El ser humano es tan recursivo que podría encontrar otros medios para suplir estas redes, es una ley de mercado”, afirma.   Hay muchos puntos de vista para analizar la incógnita. Pero en definitiva: ¿Las redes sociales son beneficiosas o perjudiciales para la sociedad?  “Si uno cree en el capitalismo voraz y salvaje y en la productividad, creo que es preferible tener redes sociales. Ahora, si uno prefiere una vida mucho más calma, estática, no tan productiva pero sí mucho más sana, pues es mejor no tenerlas”. “Esa es una pregunta que nos tenemos que hacer como sociedad y no como individuos”, sostiene Nicolás Díaz. Para Cristina Vélez, “depende de si se ve con un enfoque personal o social. Han sido poderosas en ampliar voces que antes eran marginales, a nuevos grupos que tienen ciertas conquistas sociales, como los pañuelos verdes en Argentina”. Pero según Vélez las redes también tienen un lado negativo. “La libre asociación digital también se afecta, porque hay miles de personas en la red guardando datos que después pueden ser utilizados en tu contra en caso de que, por ejemplo, quieras abrir una organización”, puntualiza. En definitiva, muchas veces, los humanos, actuamos por actuar. Tanto de buena fe, como de malas intenciones, y a parte podríamos estar un día entero enumerando aspectos buenos y malos, beneficios y perjuicios de las redes sociales.  Si me preguntan a mi, las redes sociales no son malas, las situaciones propiciadas únicamente son determinadas por el uso que cada individuo hace de ellas.  

Sebastían Bazán Community Manager – Redactor Agencia Interactúa

Compartinos!
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Nuestras Redes

Agencia Interactua
Nuestras oficinas

  • Paraná, Entre Ríos – Paraguay 347 – 1A Tel: 0343 155 125048
  • Santa Fe, Santa Fe – Sara Faisal 1705 – 7º A
    0342 155 398003
  • Córdoba, Córdoba – Ibarbalz 752 – Tel: 0351 155 715807

Canales digitales

mail: info@interactua.online

Todos los derechos reservados 2020

Linkedin, mucho más que una red de CVs

En varias ocasiones me he encontrado en la situación de tener que fundamentar y defender la posición de que Linkedin no solo se trata de una red para conseguir empleo. Es cierto, cumple esa función y muy bien. Sin embargo, las marcas deberían intentar, dentro de lo posible, aprovechar todas y cada una de las oportunidades que esta red puede ofrecerles en la actualidad.

De hecho, Linkedin es una de las primeras redes en salir al mundo y, a pesar de que ha tenido un crecimiento muy lento, muchos aducen que es debido a esa creencia errónea de que es una especie de curriculum online.

 

¿Cuáles deben ser los objetivos en Linkedin?

En esta red de puede…

  • crear conexiones con otras empresas o profesionales que podrían llegar a ser proveedores, colaboradores o hasta potenciales clientes
  • reclutar personal calificado
  • recolectar devoluciones de sus productos o servicios
  • mejorar el branding, logrando visibilidad y tráfico a la web de la marca.

Pero cuidado: No se trata sólo de crear un perfil y listo. Es muy importante tener muy en claro qué material se va a publicar y en qué momento. O sea, crear una estrategia que forme parte del plan de marketing digital, al igual que las demás redes sociales.

La información corporativa, el sitio web oficial y el portfolio de productos o servicios son datos esenciales que no pueden faltar. Cómo en todas las redes sociales, la página corporativa debe tener una presentación impecable.

Algo a tener en cuenta: es imperativo que las publicaciones lleven mediante enlaces hacia la página web. Publicar en forma periódica y sistemática, debe ser parte importante en la estrategia de marketing, no sólo para obtener tráfico, sino también para incrementar la visibilidad de la marca.

Siempre sabiendo que el objetivo de las redes sociales no es la venta directa, sino lograr captar la atención del usuario, que se interese y, en definitiva, que la venta sea una consecuencia.

 

¿Qué contenido publicar?

Novedades, eventos, experiencias, análisis, estudios de mercado, ebooks, tutoriales, contenidos formativos… ¿Qué contenido compartir? El contenido siempre debe aportar valor, para lograr interacción entre los usuarios, ya que ese feedback conducirá la tan ansiada visibilidad de la marca.

Novedades de la marca, eventos, experiencias, tutoriales, información sobre los productos o servicios, deben formar parte de los contenidos. Y obviamente nunca olvidarse de contener respuestas a posibles inconvenientes o dudas que pueda presentar el cliente potencial.

Todo esto también debe ir acompañado de un permanente monitoreo de la competencia.

 

La red del Networking

Otro dato a tener presente, y que debe ser de las primeras medidas, es saber que LinkedIn, a diferencia de otras redes sociales, cuenta con un público muy específico, formado principalmente por profesionales y expertos que exponen conocimientos y capacidades a sectores específicos.

Es de gran utilidad incrementar la comunidad, pero cuidando que los contactos sean de calidad, para que el contenido específico sea bien dirigido. Si bien no todo el mundo hace buen uso de su perfil en las redes, usualmente cuando alguien contacta de forma indiscriminada a modo de spammer, generalmente se lo elimina.

LinkedIn también ofrece la opción de crear grupos específicos, ya sean empresariales o de una temática donde profesionales de distintas ramas puedan compartir contenidos, publicar trabajos e incluso hacer contactos de negocios, resolver dudas, generar debates. En fin… Interactuar.

De esta manera la empresa comienza a formar su imagen de referente o líder de opinión en el sector al que se dedique y a atraer visitas hacia el propio perfil. Siempre, obvio, gracias a las publicaciones con información de calidad para los interesados y a los debates que puedan originarse.

El  buscador de Linkedin permite buscar empresas, además de personas. La lista de empleados de las empresas aportan un valor extra, ya que facilita identificar a personas clave para contactar al momento de ofrecer nuestros servicios, productos, información o propuesta laboral. Recibir mensajes de personas relacionadas con el mundo laboral y empresarial, inspiran un grado de confianza superior al de otras redes sociales.

 

La estrategia publicitaria

Linkedin no se ha quedado atrás en lo que se refiere a campañas de publicidad. Haciéndose fuerte gracias a su identidad profesional y empresarial, ha convertido a Linkedin ads (anuncios publicitarios pagos) en una plataforma publicitaria única que permite crear campañas de publicidad muy efectivas.

Linkedin ads, tiene como principal característica que no cuenta con gran cantidad de usuarios. Sin embargo, al ser específica, proporciona un porcentaje de conversión más efectivo que otras redes sociales, y esto se debe a la capacidad de segmentación precisa que facilita la estructura de niveles en la red de contactos que posee.

El hecho de establecer relaciones profesionales y de negocios, con calidad en las conexiones (contactos) en lugar de la cantidad, facilita establecer relación sólidas y duraderas.

 

En definitiva, LinkedIn ofrece un gran potencial a las empresas. Es una red social con la cual se pueden lograr diferentes objetivos en lo que respecta al marketing digital: Generar tráfico a la web, lograr visibilidad, establecer relaciones comerciales, captar talentos, con un adecuado uso de las herramientas proporcionadas esta red social puede ser el medio para lograr una la imagen más profesional con la que una marca puede contar.

En Agencia Interactúa te ofrecemos el servicio de gestión de tu cuenta empresarial en Linkedin. Contactanos para brindarte un presupuesto a medida.

 

Sebastián Bazán
Community Manager
Agencia Interactúa

 

En el marketing digital, lo barato también sale caro. 

La primera impresión es la que cuenta y, para saber eso, no es necesario trabajar en ventas o una agencia de comunicación, como es, en ambos… mi caso. Sin embargo, y a pesar de que hasta mi abuela usaba esa frase, muchas marcas, incluso ejecutivos, y hasta profesionales, en pleno siglo XXI, no tienen bien en claro la importancia de cuidar la reputación de la marca, y terminan arriesgándolo todo, simplemente por un ahorro que no termina siendo tal, ya que en nombre de la asignación de los recursos, toman decisiones que luego acaban siendo derroches incomprensibles. 

Es muy de nuestro país, en todos los ámbitos y hasta en el hogar, el pedir siempre varios presupuestosHasta ahí, está todo bien y resulta hasta comprensivo. El problema está en el factor clave para la toma de decisiones: “El precio más barato”, no la experiencia, no los objetivos, mucho menos la metodología de trabajo. La respuesta que mejor suene a ¿cuánto cuesta? es la ganadora. Si, por más historia que se posea, se terminará seleccionando al más barato

A continuación, enunciaré algunos aspectos donde lo barato puede salir caro en el marketing digital. 

 

El manejo de las redes sociales

 

“Nosotros, por la mitad de ese presupuesto teníamos un pibe que la tenía re clara con el tema del Face”. 

Yo no sé si es verdad, pero es la declaración número uno en cantidad de veces que he tenido que escuchar. Lo que sí sé es que cualquier chico, recién salido de la secundaria y necesitado de financiamiento, es capaz de realizar cualquier cosa con tal de conseguir esos fondos. Y es cierto: es un nativo digital que puede llegar a conocer al derecho y al revés los vericuetos de las redes sociales, y posee una habilidad casi natural en el uso del smartphone. Pero lejos está de convertirse en un community manager, mucho menos en un profesional de la comunicación

Yo puedo hablar muy de igual a igual con mi cliente que es un contador de gran reputación en mi ciudad. Estoy al tanto de la cotización del dólar, entiendo el alcance de las medidas en la negociación con el Fondo, interpreto el movimiento de los mercados, pero no creo que yo pueda hacer la liquidación de ganancias de alguno de sus clientes. 

Lo mismo sucede con el marketing digital y con las comunicaciones de una marca en las redes sociales. En Interactúa, nadie comienza a mover un dedo si no es llevando a cabo las directrices del Plan de Marketing Digital, 

Sí, gente… no se trata solo de armar un posteo. Una estrategia de social media requiere de un montón de actividades, algunas paralelas, otras coordinadas. La planificación, los contenidos, las imágenes, todo, obvio, acorde a la red social y acordado con el cliente en el transcurso de… ¡el mes anterior! 

Las empresas deben entender la importancia de estar en las redes sociales y del poder que estas plataformas pueden brindar. Un poder que si se maneja de manera inteligente es inimaginable. Por eso, hay que usarlas con responsabilidad y sabiendo explotar al máximo las posibilidades que ofrecen, a favor de la empresa. 

 

Dejar esas actividades en personas sin la experiencia o el soporte necesario (porque todos fuimos inexpertos alguna vez) tiene dos caminos:

  • desaprovechar oportunidades de negocios, por lo que se estaría pagando para que alguien realice los posteos, pero sin una estrategia específica para beneficio de la marca, y sin obtener un retorno de ese dinero. 
  • estar financiando una mala campaña, que nada tenga que ver con lo que se pensó en hacer, dirigida a un público equivocado, o sin mostrar la imagen que se quería dar de la marca. 

 

Insisto: si se va a invertir, mejor hacerlo bien y que cada centavo valga la pena.

 

Publicidad digital

 

Es todo muy sencillo, simplemente seguir los pasos, seleccionar los parámetros, pasar la tarjeta ¡y listo! 

¿Listo? En realidad, no. Si se va a invertir en publicidad digital, indefectible e indudablemente, rendirá mucho más si las campañas son confeccionadas por un social media manager profesional y no si las hace el cliente o “el chico que la rompe en las redes”.

Una segmentación adecuada, las herramientas para optimizar cada plataforma publicitaria, todo requiere de conocimiento experto, mucha experiencia y un gran sentido de estrategia, y eso puede marcar la diferencia entre un retorno de inversión satisfactorio o tirar el dinero a la basura.

 

Los contenidos

 

Muchas personas poseen una redacción impecable y los dueños serán los que mejor expresen la actividad de la empresa. Sin embargo, realizar contenidos para la imagen de una marca requiere de esa expresión extra que no cualquiera puede desempeñar. Y no estoy hablando de la ortografía, la gramática, la variedad de palabras… Yo me refiero a la habilidad de comunicar, de lo se quiere comunicar, a quién se lo quiere comunicar y cómo se lo desea comunicar.

Sólo un profesional de la comunicación está capacitado para analizar todo esto y lograr el objetivo deseado. Así que, si se va a pagar por la generación de contenido, que sea algo planificado y no simplemente para ocupar espacios que pasaran inadvertidos por la audiencia.

 

Branding

 

La imagen de la empresa: creo que es más que obvio que no se puede dejar en manos de cualquiera. La imagen debe ser profesional y solo un diseñador con los conocimientos y la experiencia sobre identidad visual de marca puede satisfacer esos requerimientos de la manera más óptima. El joven que la rompe en las redes puede tener cierta creatividad, pero armar la identidad de una empresa requiere mucho más que eso.

 

Para finalizar: No hay que olvidarse que, en estos mercados tan competitivos, hay que destacarse del resto. El manejo profesional de las redes sociales en el siglo XXI, es diferenciarse. Comunicación efectiva, contenido original y bien dirigido, imagen amigable y humanizada, que sea reconocida a simple vista por el público objetivo… son los puntos básicos para un manejo profesional de las redes sociales de una marca.

 

Si de verdad se toma la decisión de desarrollar la comunicación de la empresa, primero hay que dejar muy en claro lo que se busca y, luego, a quién le van a asignar tan importante actividad. No solo para que la inversión valga la pena, sino fundamentalmente, para no perder el prestigio, el nombre y la imagen que tanto pudo haber costado.  

 

Sebastián Bazán
Ejecutivo de Ventas – Community Manager
Agencia Interactúa

5 aspectos legales a tener en cuenta al gestionar redes sociales

Quién no recuerda, en estos tiempos de redes sociales, deslices humanos en nombre de alguna marca u organización, respondiendo u opinando como una persona común y corriente. Generalmente se trata de un community manager que, creyendo estar en su perfil personal, se expresa a través de la cuenta para la cual trabaja. Errores que en algunos casos, han sido el inicio de graves problemas.

De más está decir que todo lo que se publique va a lograr un impacto según la potencialidad que represente cada cuenta. Con el perjuicio incluido a la compañía de dañar la imagen online y la reputación, ya sea por violar derechos de autor, por injurias, o el uso indebido de la imagen de la marca.

Es importante, por ende, que las empresas tomen los recaudos necesarios para prevenir estas situaciones y que se aseguren de tener el control de sus cuentas, o que depositen esa tarea en profesionales con experiencia en el tema. Que no se trate sólo de expertos en marketing digital, sino que además cuiden y protejan los aspectos legales, algo que se puede lograr fácilmente si trabajan en conjunto con el cliente en el armado de los contenidos, ya sea para publicar o para responder las consultas.

Para evitar inconvenientes o situaciones indeseables, les dejamos estos consejos.

Los 5 puntos a tener en cuenta para evitar problemas legales con las redes sociales

 

  1. El email. Así como se acostumbra desde siempre con el sitio web, debe ocurrir lo mismo para las redes sociales de la marca: deben estar configuradas y vincuadas a un correo electrónico institucional, del tipo redessociales@nombreempresa.com o marketingonline@nombreempresa.com y no a un correo de un profesional puntual, ya sea interno o externo de la empresa.
  2. Las contraseñas. Es de suma importancia que los passwords sean chequeados por alguien de la marca y que efectivamente se pueda ingresar a las páginas de las redes sin inconvenientes. Una app de gestión de redes sociales es lo ideal para asegurarse el control de las contraseñas y el acceso a todas las cuentas, plataformas y herramientas auxiliares que sean necesarias para la gestión de las redes sociales.
  3. Formalidad contractual. Que el profesional de marketing digital sea capaz de formalizar un contrato por escrito, donde se expresen las tareas, las responsabilidades, los tiempos, que admita que los perfiles sociales de los que se ocupará son propiedad de la empresa y que no podrá modificar los datos de acceso, salvo por causas de fuerza mayor, de acuerdo con los responsables de la compañía. Esta formalidad demuestra el profesionalismo en gestión social media y deslinda de ciertas responsabilidades a la empresa, ya que cada vez más gente trabaja desde sus dispositivos personales y no de los brindados por las compañías.
  4. Material a publicar: Es preciso que se pueda chequear de antemano y acordar todo el contenido antes de que sea publicado; de ser necesario, proporcionar información u orientación sobre el contenido que se desea publicar, para que el gestor respete los lineamientos y no tenga excusas sobre nada.
  5. Asesoramiento Profesional. Que el profesional de marketing digital sea capaz de asesorar a la compañía, en términos de qué se puede y qué no, habla muy bien del profesionalismo de quienes se va a contratar para que manejen la imagen de la marca en las redes sociales. Temas sensibles como derechos de autor, tipos de contenidos, imágenes permitidas, la expresión de los textos, pueden ser motivos de gravedad o tal vez no tanto, pero ya sea económica o no, sumado a la reputación de la marca, es preferible evitar y tener siempre el control de todo.

Muchas veces, con eliminar la publicación o pedir disculpas no basta para solucionar algún problema. Litigios desde los posibles damnificados y, a veces, desde la empresa contra el profesional gestor, cambios de gestión o, lo que es peor aún, que las redes sociales queden desatendidas.

Es importante tomar estos recaudos, no cuestan nada y son de vital importancia, para que todo salga bien y se puedan generar alianzas exitosas. Porque, más allá de todo, si no se hacen bien las cosas, la más afectada siempre, es la marca.

En interactúa, nosotros somos quienes le proponemos al cliente estos aspectos desde el primer encuentro: profesionalismo, transparencia, seguridad y, por sobre todo, tranquilidad.

 

Sebastián Bazán
Community Manager
Agencia Interactúa

5 aspectos de millennials que debes comprender si quieres venderles

Una gran porción de nuestro mercado objetivo en edad productiva hoy pertenece a la generación millennials, quienes rondan entre los 20 y 35 años aproximadamente.

 

Esta generación ha cambiado rotundamente la manera de hacer marketing. Sucede que las compañías tratan a esta porción de mercado de “insatisfecha” cuando, en verdad, lo que se hace es intentar seducirlos de la misma manera que se hacía con sus padres y abuelos, con la diferencia de que estos jóvenes tienen acceso a mucha más información que sus anteriores generaciones y eso los transforma en un mercado mucho más sofisticado.

 

 

Entonces, antes de pensar en cómo atraerlos, las marcas deberían pensar en entenderlos. Para ello vamos a centrarnos en 5 aspectos relevantes de la “Millennial Generation”

 

  1. Auténticos y con valores: Los millennials necesitan que las empresas demuestren quiénes son, cuáles son sus valores y su filosofía. Un millennial va a recabar mucha información antes de tomar una decisión por lo que el producto o servicio debe procurar objetivamente que el cliente quede no sólo satisfecho sino que además también se sienta orgulloso de consumirlo. Por lo tanto, cualquier acción de marketing apuntada a este público objetivo debe ser directa y clara en lo que ofrece, manteniendo aspectos de justicia social.
  2. Diseño responsive o adaptativo: Prácticamente no existe millennial que no cuente con un smartphone. Estos dispositivos inteligentes son parte vital de esta porción del mercado, por lo que la extensión de los textos, las imágenes, los videos, la velocidad de carga de la web, etc. deberán ser tenidos en cuenta y analizados al momento de diseñar una campaña para un público millennial, ya que gran parte será visualizada desde estos equipos.
  3. Influencers: A veces no habrá nada de lo que diga y haga una marca que sea más sagrado que lo que opine un influencer. Para esta generación, estos personajes muchas veces son el único vínculo entre una marca y ellos. Un influencer es una persona con gran visibilidad y protagonismo en las redes sociales, que al ser contratado por alguna firma son capaces de formar una opinión sobre algún producto o servicio, simplemente contando su experiencia o probándolo a través de historias; obviamente, influyendo en la toma de decisiones del público objetivo de manera positiva para la marca que lo contrató.
  4. Emociones: Lejos de parecerse a las generaciones de padres y abuelos, esta generación cuenta con las emociones a flor de piel. Un millennial necesita sentirse tenido en cuenta, ser escuchado, atendido. Y eso cuenta y mucho, por lo cual, si éste es tu público objetivo, será mejor que estés preparado para contestar rápidamente sus cuestiones, sus consultas y hasta sus críticas, porque a ellos les gusta sentirse involucrados con la comunidad de la que eligen formar parte y disfrutarán si esa comunidad los ayuda a aflorar las emociones.
  5. Actividad constante: La quietud y el conformismo de las generaciones anteriores nada tienen que ver con los millennials. Estos jóvenes priorizan su desarrollo personal y profesional por sobre todo lo demás y la evolución constante es la estrella que guía sus acciones. Es por esto que una marca que no sea capaz de permanecer en evolución continua no tendrá éxito en este mercado. Aquí no hay pasividad. Un millennial se mueve por retos y reconocimiento, necesita ese feedback constante para seguir adelante, para seguir evolucionando, por lo cual la marca deberá establecer objetivos permanentemente y adaptarse a las necesidades continuas si quiere mantenerse competitiva y elegida por estos consumidores.

Como se puede ver, sí es posible captar la atención de los millennials. Y aquel que crea que esto no le interesa… no tendrá un futuro muy próspero en el mercado, ya que los millennials están tomando el control de la sociedad en todos los sectores. Son nativos digitales, están acostumbrados a manejar varias fuentes de información al mismo instante, están más y mejor preparados que cualquier otra generación en la historia de la humanidad, están acostumbrados a la diversidad cultural y son exigentes.

Para muchos, esto puede representar una catástrofe pero, para otros, una gran noticia. Depende de los objetivos y de las ganas de permanecer de los que llevan adelante una marca.

 

En Interactúa entendemos a la perfección las características de cada generación, sus gustos, intereses y exigencias, por lo que sabemos cómo adaptar nuestras estrategias comerciales y de comunicación a cada una. ¿Estás interesado en nuestros servicios? Contactanos a través de nuestro formulario y nos comunicaremos a la brevedad.

 

Sebastián Bazán
Community Manager – Redacción y Ventas
Agencia Interactúa

 

Internet y medios de comunicación, un dilema que pocos entienden.

¿Cuál es la diferencia entre Internet y los medios de comunicación tradicionales? ¿Cuáles son sus elementos y alcances? Un dilema conceptual en el que muchos se embarcan y pocos debaten.


Recientemente tuve acceso a una nota en un magazine digital sobre cultura, casualmente, de los más importantes del país, hablando sobre los medios de comunicación y de la veracidad de los mismos. 
Y, en la “lista negra” o “la lista sagrada” si se quiere, se nombraba desde los más “creíbles” o “confiables” hasta los menos.

Según el especialista, la lista hablaba (no específicamente en ese orden) de la televisión, la radio, los periódicos, las revistas especializadas, Internet y las redes sociales.

Y aquí está la cuestión… No para reformular la lista y la veracidad de los medios de comunicación y cuál es más o menos confiable… Como profesional de internet y de redes sociales, no puedo dejar pasar el que se considere a Internet como un «medio de comunicación”.

 

¿Cuál es la diferencia?

La radio, los periódicos, la televisión son emisores. Pero Internet, Internet es una infraestructura, un entorno, donde se pueden construir medios de comunicación, incluyendo chats, mensajerías y videollamadas (porque no todos los medios de comunicación que están en Internet son aptos para visibilizar publicidad).

En todo caso el dilema de la nota debió ser “los medios tradicionales” versus “los medios digitales” pero, aún así, el postulado sería erróneo, y seguiría llevándonos a conclusiones engañosas, simplemente, porque los medios de comunicación digitales son una mínima parte de lo que es Internet. Comunidades, redes sociales, foros, intercambios, creación de contenidos… Internet es la sociedad. Sin ese entorno, sin los usuarios, no sería posible la existencia de medios de comunicación.

 

Desde la perspectiva del marketing

La diferencia podría ser explicada desde muchos ámbitos o materias. Pero mi visión, que es la del marketing, basta como para plantear esta discusión y defenderla.

El marketing en los medios tradicionales está planteado básicamente por la publicidad y las promociones. Pero en los medios digitales es mucho más que eso: es publicidad, es ventas, es atender y fidelizar a los clientes, es dar a comunicar la idea de una marca, es investigar a los mercados y hasta desarrollar un producto. Se interactúa con un consumidor activo y hacedor de contenidos, apasionado por la marca e involucrado al punto tal de generar un ida y vuelta permanente con la misma.

Creo que no hace falta nombrar las diferencias con el pasivo consumidor de los medios tradicionales. El contenido va y viene hasta y desde donde está la gente. Las webs corporativas, institucionales, pierden frente a los medios sociales; todo está y todo se busca en las redes, y el que no figura o no es visible, desaparece en la obsolescencia.

Y esa es la gran diferencia… y lo que le está sucediendo a los medios tradicionales.

Tal vez parezca una mera discusión de criterios, pero es mucho más que eso, es la influencia que los medios de comunicación tratan de imponer en la sociedad, afectando los beneficios y el espíritu de lo que realmente representa Internet.

 

Sebastián Bazán
Community Manager y Redactor
Agencia Interactúa

 

Terminó el verano… Arranquemos!

Habiendo ofrecido nuestra serie de notas de verano sobre gestión básica de redes sociales, nos permitimos hacer un “cierre” y un “comienzo” del año con una conclusión general.

 

 

Cada vez son más los usuarios de Internet que tienen por lo menos un perfil en redes sociales -ya sea personal o profesional-, generando, como resultado, miles de millones de interacciones diarias en los distintos canales. Con ese simple dato se puede obtener una mera idea de la cantidad de potenciales clientes con los que se puede contar.

Usar las redes sociales es fundamental para alcanzar a nuestro público objetivo hoy en día. Pero no sólo por estar sino porque, como hemos visto a lo largo de este verano, el público objetivo realmente se encuentra allí.

Además, estos canales son un complemento fundamental y cada vez más importante para los medios más tradicionales. El secreto es que cada red social tiene sus propias estrategias y cada una es distinta de las demás, lo que significa que se debe pensar que cada red tiene un lenguaje único y por lo tanto cumple un objetivo diferente.

Unir estos distintos objetivos es un factor que debe diferenciar. Además de crear y actualizar las cuentas, es fundamental monitorearlas, a fin de medir los resultados del trabajo que se va realizando.

Este canal directo de comunicación entre la marca y la audiencia también expone a la empresa a críticas, sugerencias, quejas y elogios, por lo que hay que estar alerta a lo que se menciona en las redes y siempre responder con rapidez. Usar ese feedback es determinante para dar y mantener una imagen positiva de la marca.

Para ir terminando,  lo más importante de todo es ser relevante. Crear contenidos para generar  valor y no intentar vender continuamente. Se trata de un mix de publicaciones que sean vistas como un enfoque que apunte a brindar una solución a los visitantes.

El lema por el que debemos guiarnos: “Pensar en el público y crear una relación especial con él”.

¡¡Éxitos!! Y hasta la próxima

¿Cómo saber si está funcionando mi estrategia en redes sociales?

¿Cómo saber si mi estrategia en redes sociales está generando resultados? ¿Qué tipo de resultados estoy consiguiendo? Son las preguntas que abordaremos en esta última edición de la serie de notas de verano de Consultora Interactúa.

 

 

Todo muy lindo y entretenido, hasta aquí. Algunas tareas las haremos en un santiamén, y divirtiéndonos, otras… nos costarán un poco más.

Pero lo más importante en esto es que la única manera que tenemos para saber si lo estamos haciendo bien o no, de acuerdo a lo planificado, es analizando los resultados.

Simplemente, la tarea consiste en definir (al momento de la planificación) qué métricas serán las importantes dentro de la estrategia.

Por ejemplo, si nuestro objetivo es la generación de leads (un lead es un prospecto, o sea, un visitante que ha dejado los datos necesarios para que podamos contactarlo y, por lo tanto, forma parte de la base de datos con la que alimentaremos a la fuerza de ventas), nuestra métrica será el número de leads generados a través de las redes sociales en un período determinado y de acuerdo a las publicaciones que efectuemos.

Podemos acceder a esos números utilizando Google Analytics, insertando parámetros en las URLs  personalizadas, que se denominan Módulos de Rastreo (UTM en inglés).

Esos parámetros se agregan al momento de la publicación, y así podemos observar exactamente de dónde (por cuál canal) está ingresando el tráfico y generando leads.

En el caso puntual de las redes sociales, observamos el desempeño y el alcance de nuestras publicaciones a través de la información brindada por las mismas, o por la herramienta de publicación que utilicemos. Ahí analizamos la información sobre las imágenes utilizadas, la interacción obtenida, si los horarios son los adecuados (cotejamos con otras franjas horarias), e incluso otro dato clave es la cantidad de seguidores (fans).

Este es un punto interesante de observar porque debemos analizar si efectivamente las redes nos están enviando tráfico a la web o si los usuarios sólo se quedan allí; o, al contrario, si acceden a la web pero no interactúan en nuestra red social. En esos casos deberemos rever las publicaciones, las descripciones (pueden no seducir a acceder a la web) o si la Landing Page tiene algún inconveniente.

Y, como lo hemos dicho y aclarado anteriormente, esto es un constante prueba y error. Lo que hoy nos está dando resultados, en un tiempo determinado ya no será tan efectivo, y lo que hoy no funciona, tal vez con una simple vuelta de rosca (ya sea una imagen, una descripción o simplemente publicar en otro horario) puede darnos los resultados esperados.

Lo importante: No desesperar, ni subestimar. Esto es un constante alerta de observación que puede no ser sencillo, pero que si seguimos las reglas y hacemos todo lo que hemos relatado -y aclaramos: “RELATADO”, porque no tenemos la verdad absoluta sino que, simplemente, compartimos nuestra experiencia con ustedes-, tomando desde el inicio todos los recaudos necesarios y, paso a paso, evolucionamos con el proyecto, todo irá sobre rieles, y sin, lugar a dudas, obtendremos resultados muy beneficiosos para nuestra marca.

 

Si deseás conocer un poco más acerca de los servicios o capacitaciones que brinda Consultora Interactúa, clic aquí.

¿Cómo interactúo con mi público en redes sociales?

La interacción con el público en redes sociales es muy particular, ya que se deben tener en cuenta varios factores. Estos son los detalles que abarcaremos en esta nueva entrega de notas de verano sobre gestión de redes sociales de Consultora Interactúa.

 

 

  • ¿Cómo debe ser la comunicación con mi público?

En algunos casos, puede ser difícil definir cuál será el tipo de comunicación con el público objetivo.

Por ejemplo, hay marcas que se comunican de manera informal y divertida con sus seguidores, haciendo uso de GIFs e imágenes cómicas. Y se puede confirmar que eso trae un resultado positivo para la marca en cuestión  y que su número de fans aumenta sin cesar. Sin embargo, para otras empresas, este estilo de gestión de redes sociales puede no ser valedero. Por ejemplo, si una empresa debe tener un perfil bastante formal, por el rubro en que se encuentra y se maneja de esa manera tanto internamente con sus empleados, como de forma externa con sus clientes, utilizar una comunicación informal y divertida en las redes sociales dará la impresión de que no están siendo ellos mismos y que no condice con la realidad.

Por eso, a la hora de definir cómo comunicarse y qué palabras o expresiones utilizar, es muy importante volver y recordar quién es tu público objetivo, o sea, con quién se está hablando. Como casi toda obviedad, la comunicación que se utilizará con el director de una empresa será diferente de la que se utilizará con un universitario.

 

  • ¿Qué tipo de interacciones debo responder?

Los seguidores son personas, y como personas, como la sociedad misma, las hay de todo tipo, de distintas edades, sexo, lugares y hasta actividades, salvo que el rubro sea muy específico y tus seguidores sean casi un calco. El resto…

Nosotros aconsejamos  interactuar de todas las formas posibles con los seguidores. Es más, muchas personas  buscan conversar sobre diversos temas en los mensajes de Facebook, desde dudas en  general, contactos comerciales, propuestas sobre productos o atención al cliente,  feedbacks, sugerencias, etc.

Las redes son un canal ideal para la comunicación. Nos permite dialogar en un chat, rápida e informalmente, con nuestros clientes, prospectos y fans de la marca.

Y obvio, nos permiten responder  todos los mensajes. ¿Cómo les responderemos? Con el mismo lenguaje en el que el cliente se comunique, si es formal lo haremos así, y si no responderemos de manera más informal, pero siempre marcando el respeto y tratando en lo posible a la persona por su nombre (si posee un nikname demasiado raro NO USARLO y en lo posible averiguar su nombre, si prefiere el anonimato, respondamos sin usar persona)

Además de los mensajes, se puede interactuar en las publicaciones, enriqueciendo los comentarios  y respondiendo gran parte de ellos, además de las publicaciones hechas por los visitantes directamente en nuestra página y las evaluaciones que realicen, sean  positivas o negativas. Al final, lo que importa es que nuestro seguidor se sienta partícipe y atendido.

Y para ello debemos esforzamos al máximo al atender a todos y tratar de ayudarlos con cualquier problema o duda que tengan.

 

  • ¿Cómo debo interactuar con mi público en un caso de crisis?

Supongamos  que sos dueño de un restaurante y realizás todos los pasos que hemos estado aprendiendo para imponer tu presencia (la de tu marca) en las redes sociales. Creás una página en Facebook, determinás la estrategia a seguir, y comenzás a hacer publicaciones con la frecuencia decidida en la estrategia. Todo bien… hasta que un día, un cliente tiene una mala experiencia con un plato que probó en tu local.

Por si no lo sabías, solo el 7% de la población recurre a las páginas amarillas (y son la franja etárea de más de 55 años), el resto de los mortales recurrimos al dispositivo en la palma de nuestra mano (el celular). Volviendo al cliente, éste busca tu marca, encuentra tus cuentas en redes sociales y hace una evaluación negativa de tu negocio, y deja  varios comentarios negativos en tus publicaciones.

¿Qué hacer? Lo que sea, pero jamás pienses en no responder, mucho menos en eliminar los comentarios que hizo (si están justificados).

Eliminar los mensajes sería declarar una guerra y demostrar falta de interés hacia tus clientes, y da la impresión de que todo el tiempo estás entregando malos platos en tu negocio. Sería como una ofensa y armarías una crisis casi sin necesidad, porque el cliente dolido volverá a dejarte malos comentarios en la red social.

Asimismo, si no respondés y no atendés el problema de manera normal (porque muchas veces el problema es una pequeñez porque el comensal estalló en un día de furia y si le damos la correcta atención termina reconociendo que no era un problemón y hasta termina pidiendo disculpas), todas las personas que busquen tu restaurante podrán ver las malas evaluaciones y comentarios, y automáticamente eliminarán tu local de sus posibles elecciones.

Desde Consultora Interactúa recomendamos que en este tipo de situaciones, tomes cada caso como único, que analices todo lo ocurrido y que la respuesta sea personalizada, directa y al cliente, nada armado y mucho menos impersonal.

Es muy importante responder, pero es más importante aún dar una respuesta adecuada, que sea  una solución al problema del cliente y no sólo una justificación.

Recordá esto: las redes sociales pueden hacer que una marca se conozca rápidamente y logre utilidades, pero también tienen el poder de destruirla más rápidamente aún.

Así que si decidís estar en las redes sociales, debés asumir el hecho de tener la responsabilidad de manejar todo lo que suceda con tu marca y hacerlo con el mayor profesionalismo lo más rápido posible.

Asumir un error y repararlo en este universo 2.0 puede ser la mejor campaña publicitaria y más económica que tu negocio pueda tener.

Y hablando de inversiones, si sentís que necesitás un profesional que se dedique a prestar atención a esas personas, estás pensando de la manera correcta y estás entendiendo a la perfección este apasionante mundo de las redes sociales. Pero no te asustes, el retorno que esto trae puede ser muy valioso para tu negocio o marca.

Para más información sobre nuestros servicios, no dudes en contactarnos haciendo clic aquí.

¿Qué publicar en las redes sociales?

¿Qué contenidos publicar en redes sociales? ¿En qué horarios y con qué frecuencia? Son las preguntas que abordaremos en esta nueva edición de la serie de notas de verano de Consultora Interactúa.

 

 

Esta es una cuestión que viene como consecuencia del tema anterior (¿En qué redes sociales debe tener presencia mi marca?). ¿En qué sentido? Si recordamos, para publicar debemos saber muy bien cuál es nuestro objetivo.

Por ejemplo, si  el principal objetivo de la estrategia en redes sociales es la venta a través de la generación de leads, las  publicaciones deberían estar enfocadas en el formato lead ads, que puede ofrecer al usuario material valioso (un premio, un eBook, etc.) a cambio de completar un formulario.

Existen muchas otras acciones que también son muy importantes para la estrategia global de nuestra marca, y que no necesariamente están relacionadas con las ventas, sobretodo porque en redes sociales no está bien visto “sólo vender”. Son los contenidos conocidos como engagement, esto es, juegos, humor, frases, que logran la interacción y fidelización del usuario.

Asimismo, no debemos olvidar aquellos contenidos que refuerzan el posicionamiento (recordación de la marca) como videos institucionales o participación en eventos.

Así, cada tipo de contenido responderá a un objetivo diferente.

 

¿Con qué frecuencia debo publicar en las redes sociales?

Este punto es esencial, y para que sea profesional y efectivo debemos contar con un calendario de publicaciones, así se mantiene un orden y ayuda a la programación.

Hay distintas rutinas de publicaciones que van a variar según el cliente, la estrategia que se ejecute, y el mercado en el que se trabaje (todo incide). Puede ser un post nuevo en el blog que también se envía a las redes sociales, con material destinado a  la generación de Leads.

Una sugerencia es empezar con un promedio de tres publicaciones en cada red social, en horarios y días de la semana diferentes. Por ejemplo, un post publicado en el blog es divulgado en las redes sociales un día a las 13 hs; a la semana siguiente se verá a las 9 hs; a las dos semanas, a las 20 hs; y de aquí a un mes, las 15 hs. De esta forma, todos los que acceden a las redes sociales en distintos horarios tendrán las mismas posibilidades de ver la publicación.

Lo mismo sucede con los ebooks, los videos y otros materiales, obvio que es mejor mantener el calendario con material nuevo todo el tiempo, pero estos ejemplos son para demostrar que no se necesita gran cantidad de contenido, lo importante es mantenerse presente y hacer publicaciones relevantes para el público. Ya sea un artículo sobre un tema que se considera importante, o un video con consejos o tips relacionados con el rubro o la marca.

 

¿Cuál es el mejor horario para publicar en las redes sociales?

No existe un horario único. Cada público se comporta de una manera distinta, tanto en cada red social como en cada zona geográfica, y ni hablar de los distintos grupos etarios… Determinar eso es parte de nuestra tarea al momento de armar nuestro buyer persona, así podremos descubrir en qué horario suele estar en línea para ver la publicación.

Algunas redes sociales proporcionan análisis de qué horarios son los mejores para publicar. Facebook Insights, por ejemplo, muestra los días de la semana y los horarios en el cual los seguidores más estuvieron conectados a la red social, y ahí podemos observar que los horarios que hemos publicado los contenidos no han sido elegidos al azar.

Obviamente debemos seleccionar los mejores para publicar los contenidos. O sea, si el horario de más público presente es a las 20 hrs., publicaremos el contenido con mayor potencial de generación de Leads. Si la red social o la herramienta de publicación no proporcionan esos datos, será necesario realizar actividades de prueba y error para determinar en qué horario la publicación tiene un mejor rendimiento.

Para ir cerrando: no es indispensable, pero ayuda mucho una herramienta de publicaciones, más que nada para automatizar la actividad y obtener datos para analizar, tener un calendario con los horarios y los materiales para publicar, saber bien qué material y a quién se lo dirigimos, y tener bien estipulado el horario de mayor audiencia… con esos parámetros, y que sean acordes a la estrategia anteriormente determinada…  estaremos yendo por el buen camino…

Mucha suerte, y no te olvides de contarnos como te está yendo y si te encuentras en medio de alguna dificultad ¡¡no dudes jamás en dar la señal de S.O.S.!!