Alcance en internet: diferencias entre pago y orgánico.

Cuando hablamos de alcance algunas personas logran estresarse por dos motivos: no entienden muy bien a qué refieren estos números a veces grandes y por qué deben pagar para obtener un mejor rendimiento de esta métrica.

Para empezar el alcance es un término que se utiliza como indicador de audiencias para medir el público de una campaña, publicación, o cualquier otra cosa en internet que adoptó el  marketing online. Básicamente hace referencia a la cantidad de personas únicas que han visualizado tu campaña, ya sea un vídeo, un banner, una imagen, una página web o una historia de Instagram.

Cuanto más alcance, más personas verán lo que estás comunicando.

Entonces, ¿cuál es la diferencia entre orgánico y pago?. Es simple, el alcance orgánico va a depender de la cantidad de personas que o bien entren por motus propio a ver la ‘campaña’ o que el algoritmo de la plataforma o buscador online que utilices quiera mostrar (por lo general es muy bajo para poder venderte más anuncios). Esto mejora enormemente si tu reputación online es buena y la calidad de tu contenido aporta valor a tus seguidores.

Mientras que el alcance pago va a depender de otros factores:

  • Obviamente el presupuesto publicitario (cantidad de dinero)
  • La buena, mala o nula segmentación de tu público objetivo.
  • La plataforma utilizada (Facebook Ads, Google Ads, etc)
  • La calidad del contenido y el texto utilizado en el medio gráfico.
  • La competencia que haya en el mismo rubro haciendo anuncios.

¿Una recomendación para un alcance y una reputación saludable? Primero que nada es de suma importancia, tanto para el alcance pago como el orgánico que el contenido sea relevante, entendible, de calidad y que aporte algo a tu audiencia. Esto hará que tu posicionamiento en internet mejore, y muestre tu contenido con mayor frecuencia incluso a un menor costo cuando estemos haciendo anuncios.

En Interactúa Agencia Digital somos expertos en marketing digital, contenidos, planificación y publicidad en redes sociales. Nuestra misión es hacer de las empresas en internet un lugar mejor para la comunicación de éstas con sus clientes.

Bruno Bulgarella
Social Media Manager Leader
Agencia Interactúa España

El servicio de fotografía para redes sociales, fundamental para una comunicación exitosa

Vivimos en una época en donde la imagen es reina, sobre todo desde el ámbito de las redes sociales en donde diariamente se suben millones y millones de imágenes capturadas con smartphones y cámaras. Los famosos suben fotos de su vida para sus fans, los fotógrafos profesionales suben sus capturas para promocionarse y los anónimos suben fotos para sus contactos y conquistar seguidores, muchos de ellos con la aspiración de ser estrellas de las redes sociales. Las redes por excelencia en donde la imagen es lo más importante son Instagram y Pinterest, aunque Facebook también tiene su alta cuota de fotos estéticas quizás más ligadas a la prensa y el espectáculo, o la promoción de arte y no tanto al usuario promedio.

 

La amplia disponibilidad técnica y su accesibilidad en cámaras compactas, teléfonos móviles y cámaras semiprofesionales y profesionales ha hecho que en las redes sociales se viva una verdadera revolución de la imagen.

Lejos quedaron aquellas épocas del Fotolog con sus fotos de preadolescentes y teens frente al espejo con cámaras de baja y rudimentaria calidad de sus teléfonos. Esto mirándolo desde la actualidad, en donde el usuario medio logra con un simple smartphone y algunas aplicaciones de edición y filtros, verdaderas fotos de calidad tanto personales como del entorno (paisajes, viajes, mascotas, hijos, etcétera) ilustrando de esta manera un aspecto de sus vidas.

Vivimos en una época que la imagen se volvió central para mostrar y no tanto para registrar. Los perfiles se han vuelto una muestra de la vida misma en donde se selecciona cuidadosamente -a veces más a veces menos- los aspectos de la cotidianidad que queremos mostrar, aspirando a alcanzar o imponer un ideal de perfección o estilo. Y como tal, el usuario “se educa” (o se amolda) para mostrar o ver determinadas imágenes exigiendo de algún modo cada vez más y mejores imágenes.

Las empresas y organizaciones no escapan a esa tendencia. Hoy es fundamental no solo la presencia 2.0 sino un adecuado uso de las redes cuidando la redacción y la imagen. La calidad de la imagen es tan importante como lo que quiere comunicar, connotando lujo, calidad de vida, glamour, excelencia, profesionalismo, estilo, conmover, entre otros valores muy ligados a la fotografía. Por supuesto que la clave está en que hay que saber leer el contexto y subirse a la tendencia del momento. Asumir que hay que tomar la estética y los estilos imperantes y apropiarse de ellos para las propias comunicaciones, no solo para que la comunicación sea efectiva, sino también, para que la comunicación no tenga efectos contrarios y negativos en la lectura que el público haga de ella. Aspirar a imponer la tendencia, aunque suena muy bien, no debe ser el principal objetivo de las empresas en general.

El Hashtag, la mano derecha de la imagen

Un manejo adecuado de las redes sociales y una calidad de imagen alta con criterio estético y comunicativo es tan importante como saber hacerlas llegar a la comunidad 2.0, por ende el uso estratégico de hashtags es primordial. Se podría decir que el círculo virtuoso lo conforman la imagen, el texto y el hashtag, sobre todo si hablamos de Instagram. El uso y creación de hashtags es resultado de una cuidada estrategia de comunicación planificada cuando de empresas o marcas se trata. Si se piensa en llevar la marca al mundo del social media y marcar presencia, se tiene que pensar desde el primer momento en dejarlo en manos profesionales.

Interactúa ofrece entre sus servicios el manejo estratégico y planificado de las redes sociales, la redacción y el seguimiento de resultados, volcándose además a la fotografía para redes sociales con equipo fotográfico de excelencia y profesionales fotógrafos con conocimiento técnico y teórico para lograr la imagen que más se ajusta a la necesidad de cada red social.

Consultanos sobre nuestros servicios integrales para empresas, instituciones y marcas.

 

Alan Laursen
Community Manager – Redactor
Ag. Interactúa

Redes sociales: ¿Está tu marca en buenas manos?

En la nota pasada les compartimos el caso de los comunnitruchos (pueden leerla haciendo clic acá), aquellos personajes sin preparación ni competencias adecuadas para hacerse cargo de la reputación y nombre de una marca, y que sin embargo se auto proclaman community managers.

 

En esta oportunidad tenemos el agrado de traerles las principales razones para medir el impacto que puede tener no promocionarse adecuadamente en redes sociales. Es por esto que es de suma importancia contratar a personas idóneas en la tarea de administrar eficientemente las mismas. Fundamentalmente, porque un profesional no va a cometer errores típicos de un falso community, basándose justamente en el conocimiento y la experiencia que poseen, las formas de expresarse, los tiempos, la selección y preparación adecuada de contenido, el tono comunicacional, y la ortografía entre muchas otras otras.

 

Por otra parte, el CM será quien interactúe con los usuarios de las redes en nombre de la empresa u organización que lo contrate (nunca como individuo) por lo que tiene la tarea – y la capacidad de ponerla en práctica- de responder a consultas y a la vez no perder la conversión del usuario, logrando que el mismo le brinde sus datos personales en orden a satisfacer la consulta planteada y fidelizándolo.

 

Tanto públicamente como por mensajes privados, los usuarios permanentemente están estableciendo un contacto positivo o negativo con la marca; por ende, es labor primordial el monitorear y moderar a la comunidad y fluir con la misma, por lo que no solo el CM debe ser empático sino además (e insistimos mucho en esto) tener la preparación necesaria, ya que ante una situación de crisis 2.0 tiene que estar preparado y saber cómo dirigirse, posicionarse y darle a ese momento la mejor de las soluciones.

 

¿Parece mucho peso para una sola persona? Ciertamente; administrar profesionalmente una red social implica una gran responsabilidad en la medida que se debe responder al cliente y sus requerimientos, aconsejar, interactuar con miles de personas que no siempre son lo suficientemente amigables como se quisiera y, además, el CM debe dejar de lado su pensamiento individual para responder encarnando a la empresa que lo ha contratado, de la mejor manera posible (con la camiseta bien puesta). Lo bueno es que detrás de un buen CM, generalmente, hay también un buen equipo de trabajo conformado por coordinadores (Social Media Managers), diseñadores, creativos, colaboradores, y otros CMs a los que pedir consejo y guía. Ciertamente un CM debe saber trabajar en equipo, sin lo cual se hace prácticamente imposible esta labor.

 

En Consultora Interactúa tenemos un gran staff de personas idóneas, preparadas y comprometidas, con la responsabilidad y la ética que requiere esta gratificante labor, aunque a veces no lo suficientemente reconocida. Por eso queremos que nuestra profesión se luzca y para ello es necesario que las empresas comprendan el valor de su marca online, creando posicionamiento y mejorando su reputación; contratando a profesionales idóneos que hagan trabajos destacados y no improvisados, y así sabiendo cómo afrontar los retos que el community management plantea. No permita que un trabajo mediocre arruine su reputación ¡Con profesionales, es otra historia!

 

 

Bruno Bulgarella
Diseñador web & Social Media Manager
Consultora Interactúa

¿Cómo distinguir si estamos ante un communitrucho?

Hay determinadas profesiones y rubros en los que es posible con más frecuencia encontrar “impostores” o gente que no está debidamente preparada, haciendo de profesionales de la materia. En el mundo del Community Management ocurre con más frecuencia de lo que debería, con gente diciéndose community manager (y cobrando) solo por manejar alguna página de Facebook o una red social para alguna actividad o persona en especial, sin tener la preparación adecuada para armar una estrategia de comunicación, ni para leer los resultados y formular conclusiones con ello.

 

Vendehumo redes sociales

 

Por esta razón estos communitruchos cometen una serie de errores al hacer de cuenta que son lo que no son:

 

  • Generalmente -aunque no siempre-, la falta de preparación de estas personas se deja ver en las faltas de ortografía y el uso inadecuado del lenguaje. Por ejemplo, abusando del uso de la mayúscula en los textos, que en las reglas de etiqueta de Internet (netiquette) significan hablar a los gritos ¡Gran error!

 

  • Firmar las imágenes o fotografías propias utilizadas para un cliente es otra mala costumbre que se suele detectar. Se supone que todo lo que creamos es para y por el cliente, y la identidad del community no debe ser pública. Recordemos que se habla como si fuéramos el cliente, no como un tercero intermediario entre él y las personas a las que quiere llegar.

 

  • Además, un buen community NUNCA debe mandar comentarios por inbox a las personas que escriben en las redes públicamente por cuestiones que bien pueden hacerse allí mismo. Solo se conecta por privado para solicitarles información o ampliarles datos que buscan conocer y que por ser de carácter más privado o reservado se derivan al mensajero. Porque lo importante es no sólo la interacción en sí, sino que la interacción se vea. La imagen de una empresa o institución en las redes será mejor si las personas ven que hay interés en el contacto a través de las respuestas a los comentarios de otros.

 

  • Otro dato a tener en cuenta: si un community quiere referenciar algún link, no debe darlo bajo ningún punto de vista en la introducción a un posteo sino indicándolo al final, por una cuestión de prolijidad y de correcta comunicación.

 

  • Un cliente no solo le paga a los administradores de una página sino que invierte en ella para impulsar las publicaciones y así llegar a más público. Un administrador serio debe conocer las herramientas de análisis y estadísticas que ofrece la red social para luego transmitirle los datos y una lectura de los mismos a quien lo contrató. Es importante que conozca y sepa medir el Retorno de Inversión (ROI) del dinero aplicado a la campaña social media (likes, comentarios, compartidos, feedback, etcétera).

 

  • Por otra parte, un administrador que se precie de tal debe tener la capacidad de entender al público al que va a dirigirse para poder interactuar con él y lograr correctas llamadas a la acción, en donde incentivará a los usuarios a realizar algo (comentar, participar, opinar, elegir, dar like, etcétera). Alguien sin esos conocimientos, difícilmente pueda lograr un feedback real con los usuarios y seguidores, lo que es en sí mismo un fracaso y una contradicción con el fin último de la presencia de un organismo y/o empresa en las redes sociales, que es la conexión con la gente.

 

  • Por último, los posteos que realice deben ser originales, no repetirse y ser adecuados para las redes sociales, en general distintos -en forma y esencia- de los mensajes emitidos por los canales tradicionales (radio, TV, gráfica, marketing directo). Esto es algo que un buen community manager conoce a la perfección y que lo distingue de cualquier impostor.

 

En Consultora Interactúa contamos con un servicio de calidad para nuestros clientes, respaldado por profesionales con amplia trayectoria y conocimiento en la materia, verdaderos community managers de vocación y corazón, que saben cómo llegar al público y transmitir de manera eficaz y eficiente un mensaje, elaborar una estrategia y responder al cliente aportándole un adecuado y completo análisis de los resultados de su inversión.

Contratá profesionales para gestionar la imagen de tu marca, tu vidriera virtual 24/7.

 

Bruno Bulgarella
Diseñador web & Social Media Manager
Consultora Interactúa

Los beneficios de las redes sociales VS. la hipocresía de los medios digitales

Todos nos hemos enterado del Amarillista Apocalipsis de Facebook (nota de nuestra directora, Romina Moine) ya que han circulado miles de publicaciones, hashtags pro abandono de la red y hasta textos raros de protección de datos que sólo colaboran a la contaminación de internet y el spam.

 

 

No voy a centrarme en el supuesto problema de datos de Facebook, que no es real. Solo voy a aclarar qué es lo que pasó realmente con esto y continuaré hablando de todos los beneficios y bondades que nos han traído y nos siguen dando las RRSS aún incluso para sus detractores.

 

Los datos de +250.000 personas fueron obtenidos bajo total conocimiento de los usuarios – que vaya a saber uno si son reales- a través de una app de test de personalidad como cualquiera de esas que se ven en el muro de nuestros amigos. El resto de los usuarios que han sido segmentados, eran  ‘amigos’ y ‘amigos de amigos’ de esas personas que dejaron sus datos y que además dieron permiso a la aplicación para que pudiera acceder a sus contactos de Facebook.

 

En mi opinión, la mayoría de los datos que utilizó Cambridge Analytica no eran veraces, todos suposiciones de potenciales públicos con algún amigo y un supuesto interés en común. Incomprobable. Nadie con sentido común puede afirmar que el triunfo de Trump o el del Brexit se dió gracias a este medio. La influencia de las redes en las decisiones de las personas no es mayor a la de otros ámbitos en donde se genera opinión y se obtiene información (medios digitales, prensa gráfica, TV, radio y reuniones de personas).

Lo peor de todo esto, no es la venta inmoral de los datos de esta aplicación. Lo que más ruido hace es la cantidad de medios de comunicación (muchos meramente digitales y otros tradicionales volcados a la web) que se sumaron de la manera más hipócrita a ensuciar a Facebook con mentiras y mala información, o información a medias. Irónicamente son ellos los que utilizan este tipo de herramientas para sus campañas, diarios online y negocios como compra-venta de artículos, autos, etc.

Sí, existen medios que sólo conviven en internet y utilizan las campañas publicitarias de Facebook realizando segmentaciones de su público objetivo y para sus negocios en el caso de tener una marca paraguas”, como por ejemplo Business Insider.

 

 

Este medio digital publicó numerosos artículos hablando de este tema, dando consejos y criticando a Facebook, siendo que es su principal medio de auspicio y ha sacado provecho de los beneficios de su altamente efectiva plataforma publicitaria (por no decir la única que funciona).

Lo peor de todo es que esta empresa pertenece al grupo Axel Springer una compañía editora de prensa alemana que además poseé los sitios como “TicBeat” (Online), “Computer Hoy” (gráfico y online) y la empresa “Buscar coche Autobild.es” que una revista gráfica y sitio online que te remienda un auto para que luego hagas una oferta en el sitio www.quecochemecompro.com, y así… negocio redondo

¿Dónde realizan publicidad principalmente estas marcas? En Facebook. Esta actitud fue moneda corriente entre los medio digitales y los híbridos.

Teniendo en cuenta todo esto, y sumado a que los usuarios sin informarse ni leer nada dan su permiso y consentimiento total del manejo de sus datos, muchas personas, sin conocimiento alguno de su funcionamiento, pretenden que las redes sociales cambien o se amolden a su antojo.

 

 

No hay que olvidar que estos servicios son gratuitos pero, a la vez, son el negocio de alguien que, en conjunto con un gran equipo, se esforzó para crear la plataforma con mucho trabajo, haciendo de la misma un medio de comunicación para el usuario común. Entonces, ¿Cómo podemos pretender que un servicio cuya creación y puesta en marcha cuesta millones de dólares, sea gratuito y sin publicidad? Supongo que toda persona que crea con mucho esfuerzo algo que sea masivo, naturalmente pretende tener un rédito acorde por el logro.

La realidad es que todas estas empresas crecen y se mantienen en comunicación con su target gracias a herramientas como Facebook.

De todas maneras estamos dejando de lado el gran esmero que tiene Facebook y algunas otras redes sociales por mostrar publicidad atinada según nuestro público potencial. Todo lo contrario a consumir publicidad tradicional en la que terminamos viendo publicidades de tintura o pañales que poco nos interesan y encima de manera forzosa.

 

Me gustaría terminar esta nota resaltando muchas bondades que nos han traído las redes sociales a lo largo de estos años:

  • Conectan personas, amigos y familiares en todo el mundo; personas que habían perdido el contacto entre sí completamente.
  • Conectan actualmente a todas las personas que residen lejos de sus familias y amigos, lo que hace que la distancia se sienta mucho menos.
  • Generan miles de millones de campañas de concientización y propaganda que han ayudado a miles de personas.
  • Producen la llamada “democratización de la información” donde cada uno ha podido contar su propia verdad o conectarse con algún medio para informar algo (periodismo ciudadano), y son una herramienta masiva para la comunicación con nuestros contactos.
  • Miles de empresas y startups comenzaron e hicieron despegar su negocio en la redes y muchísimas ONG dieron a conocer sus objetivos y servicios. De hecho, Facebook agregó hace muy poco la opción de apoyar organizaciones sin fines de lucro, e incluso pedir a tus amigos que tu regalo de cumpleaños sea destinado a esa ONG.
  • Millones de estudiantes se conectan cada día para facilitar la comunicación con otros alumnos o profesores a través de los grupos de Facebook y otros tantos millares de personas han vendido productos que ya no usaban a través de estos y completamente gratis.
  • Miles de artistas dieron a conocer su arte al mundo, enriqueciendo gratuitamente la cultura.

Por estas y muchas otras razones, desde Consultora Interactúa queremos informar bien a los usuarios quedándonos siempre con el lado bueno de las cosas y el buen uso de los servicios de internet.

 

Bruno Bulgarella
Diseñador web & Social Media Manager
Consultora Interactúa

El amarillista apocalipsis de Facebook

En los últimos días, los medios no dejan de hablar de Facebook (mucho más que lo acostumbrado) por dos cuestiones que derivan de un caso en particular: las denuncias contra Cambridge Analytica. Concretamente, se investiga la fuga de datos personales de 50 millones de usuarios que fueron usados por esta consultora para diseñar campañas sucias y estrategias de atracción de voto en favor de distintas candidaturas políticas en el mundo.

 

 

Las dos cuestiones, entonces: 1) fuga de datos; 2) influencia en ideologías políticas. Paso a explayar mi opinión sobre cada punto.

 

SOBRE LA “FUGA DE DATOS PRIVADOS” EN FACEBOOK

 

¿Cuáles de tus datos personales considerás vos que son significativos para las empresas o instituciones?  Y, más importante que esto ¿cómo creés que los usan?

Estimado, acá Facebook no inventó nada. Si vamos al caso, el pionero es Google. Todas las plataformas que usamos para navegar –tanto motores de búsquedas como redes sociales y aplicaciones móviles–, no sólo registran los datos con los que nos suscribimos (nombre, email, teléfono, o lo que ellos quieran pedirnos como condición de ingreso) sino que captan nuestros intereses en cada clic que sumamos… y hasta nuestros movimientos, gracias a algo instalado en nuestros celulares llamado GPS.

 

¿Cómo creés que Google Maps puede indicarte en las fichas de cada ubicación cuáles son las horas en las que hay mayor cantidad de público? ¿O los atascos en las rutas? ¿Ya adivinaste? ¡Bingo! Porque capta el GPS de los celulares que se aglomeran en esos espacios y en esos momentos. Y más allá de que este dato pueda impactarte (o no), ¿acaso no es genial el que una aplicación pueda señalarte que esa zona tiene demasiado tráfico y que te conviene esquivarla? Ni hablar de la aplicación de Google que nos permite encontrar nuestro celular cuando lo perdemos o creemos que nos lo robaron. Google nos permite calcular la ubicación de acuerdo a la última hora que estuvo conectado… ¡Gracias San Google!

 

Pero volvamos a enfocarnos en Facebook: Por supuesto que registra cada uno de nuestros movimientos en internet. Cada clic que hacemos cuenta algo de nosotros (intereses); cada reacción a las publicaciones, define nuestras preferencias; cada conexión con personas, señala nuestra capacidad para viralizar contenidos gracias al llamado “factor social”; cada dato extra que aportamos (estudios, lugar de trabajo, profesión), indica nuestro nivel educativo, económico, social, etc. (aunque sobre esta cuestión en particular, Facebook ha decidido eliminar la segmentación por considerarlo un punto discriminatorio… no así Linkedin); incluso cuando contamos que estamos de viaje, o que acabamos de comprometernos, etc., le estamos relatando momentos y situaciones vividas.

 

¿Cómo usa Facebook toda esta información? En realidad, para dos cosas:

  1. mejorar la plataforma para satisfacción de sus usuarios
  2. proveer información a empresas e instituciones para que puedan segmentar mejor sus campañas publicitarias y políticas…

 

“¡OH POR DIOS! ¡Entonces esto está ocurriendo desde hace años! ¿Por qué se dan cuenta recién ahora?“ Estarás pensando en este momento mi querido lector.

En realidad, los mismos medios (diarios, TV, radio) que en estos días están publicando noticias apocalípticas sobre Facebook, son los que por años utilizaron esta forma totalmente normal y conocida de uso de información para segmentación de campañas promocionales. ¿Acaso no es mejor que en nuestras pantallas aparezca la información o los productos que realmente nos interesan o estábamos buscando? (A eso se le llama una buena segmentación).

 

Sin embargo, los medios siguen agrandando un poquito el tema… Y esto es porque, por un lado, convengamos que es muy divertido pegarle con títulos amarillistas a los gigantes de internet, y, por otro, todavía siguen calentitos por algo que pasó a principios de año: el cambio de algoritmo de Facebook que afectó a medios y empresas.

 

Paso a contar el culebrón 2.0 bien cortito: Dado que a la red se suman diariamente miles y miles de nuevas empresas, instituciones y medios de comunicación, los muros de los usuarios cada vez se veían más inundados de posteos “externos” en detrimento de los de familiares y amigos, que eran la razón por la que se sumaron a Facebook en primera instancia. Como Facebook reconoció este problema, decidió hacer un cambio en su algoritmo para que a partir de febrero de 2018, todas las publicaciones de medios y empresas tuvieran menos alcance que los de amigos y familiares.

 

Empresas e instituciones tomaron distintas estrategias como cambio de contenidos, búsqueda de otros formatos, o se fueron a otras redes (aunque ninguna es tan barata como Facebook), mientras que los medios tradicionales hicieron uso de lo que saben hacer mejor y no dejaron de tirarle artículos negativos a Facebook (sobre todo un diario llamado Infobae que me hace destornillar de la risa con sus notas amarillistas… pero bueno, eso es una opinión personal de esta humilde profesional de las redes sociales).

 

A veces es sólo cuestión de conocer un poco por dónde viene la cosa…

 

En fin. ¿Nuestros datos son continuamente recabados, analizados y utilizados con fines comerciales, comunicacionales y políticos? Obviamente que SÍ, Raúl / Mabel. ¡Desde hace años! Y es NORMAL.

Ahora, por favor, dejá de lloriquear, sumarte a hashtags apocalípticos, mudarte a Twitter (si sos facebookero de alma, difícilmente te guste esta red y difícilmente te acepten los tuiteros), o publicar esas ridículas cadenas de los Estatutos de Roma y que se yo cuántas pavadas más.

Gracias.

 

 

SOBRE LA INFLUENCIA EN IDEOLOGÍAS

 

¡Bienvenido al siglo XXI! Donde la propaganda debió evolucionar a la par de nuevos canales tecnológicos, algoritmos de Internet y públicos menos influenciables por el tradicional panfleto en la calle.

 

¿Qué te puedo decir? Si sos macrista y algunos posteos kirchneristas en Facebook te convencieron de no votarlo… o si sos cristinista y algunos posteos del Pro en Facebook te hicieron votar a Mauricio… tus ideologías no debían ser muy firmes desde el vamos. Lo mismo aplica para USA y los anti/pro Trump. Es por eso que, lamentablemente, y con toda sinceridad, no logro tragarme lo de la influencia ideológica a través de Facebook.

 

A ver si puedo dejarlo en claro: LAS REDES, LOS MEDIOS, INTERNET, NO CUENTAN CON LA CAPACIDAD SUPERPODEROSA DE CAMBIAR IDEOLOGÍAS, A LO SUMO, POTENCIAN LAS QUE YA TENEMOS, PERO NO LAS CAMBIAN.

 

Y para argumentar esta afirmación, vuelvo al tema de los algoritmos: por lo general, estos “bichitos” tecnológicos, lo único que hacen es encerrarnos en una burbuja que sólo nos muestra la información relacionada con nuestros clics (conexiones con personas, intereses, búsquedas). Así, los posteos en nuestros muros se vuelven casi cíclicos, ya que empieza a descartarse la información que a nosotros NO nos interesa (léase “posteos de otras ideologías”). Y es obvio que esto es algo muy malo porque nos muestra solamente una porción de la realidad, acallando otras visiones, versiones y opiniones. Por lo tanto, es nuestra responsabilidad ser menos vagos con nuestros clics y simplemente investigar un poco más sobre otras posiciones, para tener una noción más rica y educada sobre lo que se nos cante.

 

¡TIP ESPECTACULAR!: Leé mucho y de todo antes de andar opinando por las redes sociales. Te resultará muy beneficioso, y la gente y los community managers te querrán un poquito más <3.

 

Ahora, si se cambiaran los algoritmos para que pase exactamente lo opuesto a la burbuja, y nos aparecieran posteos contrarios a nuestra ideología para que votemos al otro candidato… vuelvo a la misma frase «tus ideologías no debían ser muy firmes desde el vamos». Pero entonces, igualmente podrías ser influído por cualquier militante que se te cruce en un asado.

 

 

ENTONCES ¿SE DERRUMBA FACEBOOK?

 

NO.

 

Mark podrá estar un poco molesto por lo sucedido (más que nada por la caída temporal en la Bolsa), y quizá le haga algo de cosquillas el hecho de que algunas pocas multinacionales y celebridades (más por una cuestión política que comercial, creo yo) estén abandonando la red. A lo sumo, nos bajarán los costos de las pujas ya que algunos participantes gordos del mercado se retiran jejejeje (chiste/plegaria de social media manager). Pero el trinomio Facebook – Instagram – Whatsapp (siiiii ¡Mark también es dueño de esas dos que tanto usás!) está muy lejos de su final. Tanto es así que en la última semana Instagram ya está probando nuevos formatos para comercializar productos y muchos estamos esperando que aparezcan más novedades sobre Whatsapp Business.

 

Por lo pronto, lo único que puede matar a Facebook…

 

es la Generación Z.

 

Pero esa ya es otra historia.

 

 

Romina Moine
Directora de Marketing y Estrategia
Consultora Interactúa

 

Crisis 2.0: Qué es, que sí y que no… hacer.

@luli28 “el café de la sucursal centro sabe a quemado y viene lleno de borra. Qué promo es???”

@matuteb “estuve 45 min. Esperando un plato que llegó frío y con un condimento incomible. #nuncamás”

@lalyventura86 “gente hace dos días que estoy sin su servicio, el 0800 no atiende y nadie me da una respuesta.”

Son algunas de las quejas que los usuarios y clientes suelen hacer a modo de catarsis en las redes sociales.

Para algunas marcas, esto representa un vendaval y una revolución  interna que hasta puede llegar a terminar con algún despido o renuncia inclusive…

Pero para otros, puede llegar (a pesar de lo que significa) a pasar desapercibido, es más, a veces ni se enteran de lo que está ocurriendo en el universo 2.0.

Básicamente, eso vendría a ser una crisis en el universo de las redes sociales, y como todo problema dentro de una organización debe ser resuelto de la mejor y más rápida manera posible.

Pero para solucionarlo se debe saber con lo que uno se enfrenta. Y  los problemas generalmente son los mismos en todos lados.

Puede ser un cliente enojado. Porque fue mal atendido, porque el servicio no era lo que esperaba o le dijeron, o puede ser también porque el producto que adquirió no funciona. Otro inconveniente puede ser de gente que no se vio beneficiada en algún sorteo (este es muy 2.0).

Para que estas cosas no pasen, hay que trabajar para que directamente no sucedan, ¿Cómo? Creando un manual con procedimientos, armar bases y condiciones para los concursos, estar permanentemente monitoreando las redes para ver que se dice de la marca.

Tener cuidado lo que se publica, muchas crisis surgieron de esa manera, hay que tener cuidado de no herir susceptibilidades.

Pero si de todas maneras surge algún problema, lo primero que se debe hacer es identificar la gravedad y el origen del mismo, y luego de acuerdo al manual de procedimientos, actuar.

Actuar con calma, nunca tratar mal, tomar por broma o menospreciar a la persona objeto del problema. Tampoco borrar sus mensajes, salvo que sean  muy groseros  o hieran verbalmente a alguien.

Hay que saber que muchas veces esas personas razonan solo con una simple explicación y solución de su inconveniente.

Como verán, las crisis para una empresa, negocio o marca, son casi iguales. Lo que difiere y aquí está la importancia, es en el ámbito en la cual se desarrolla, y como todos sabemos el poder de viralización que tienen las redes sociales, no se compara a ningún otro medio.

Por eso, estar atentos, detectar y reconocer el problema, no ignorarlo y darle una solución adecuada y rápida, son los mejores consejos para salir victorioso de una CRISIS 2.0.

 

Sebastián Bazán
Ejecutivo de Cuentas
Consultora Interactúa

Pros y contras de las redes sociales

Ya nadie puede negar que las redes sociales revolucionaron  la forma de comunicarnos e interactuar, ofreciéndonos todo un abanico de  posibilidades y variantes. Eso sí: dependiendo de cómo las usemos, pueden llegar a ser productivas o no.

Para ello debemos conocer sus ventajas y desventajas o, mejor dicho, los pros y contras de este gran fenómeno social.

El atractivo principal es, sin lugar a dudas, la forma de participar e interactuar que les brinda a los usuarios: de manera horizontal, posibilitan que todos estén en un mismo nivel, sin importar condición social, económica, raza o religión. Cualquiera puede producir y reproducir su propio contenido y expandirlo sin fronteras. Podemos contactarnos con personas de otros ámbitos que normalmente no podríamos acceder, ya sea por cuestiones socioculturales o geográficas.

También hay redes profesionales que pueden ser una herramienta fundamental a la hora de realizar contactos, conseguir empleo o publicar oportunidades laborales. Existen empresas que crean grupos privados que funcionan como una intranet para compartir o distribuir material e información interna.

Las Redes Sociales también son plataformas para el ocio, permiten desarrollar hobbies,  formar parte de cuánta comunidad podamos hacerlo, programar y acudir a eventos,  actos y conferencias de todo tipo.  Ahh y por supuesto: mantenernos en contacto con nuestras amistades y familiares, principalmente los que los tenemos lejos.

Pero no todo es “tan bueno y perfecto” en el virtual mundo de las redes sociales. Una de las principales contras de estos canales es que muy pocos configuran su perfil, por lo que una gran mayoría de cibernautas ponen en peligro su privacidad permitiendo que “todo el mundo” vea sus publicaciones.

Otros puntos negativos son:

  • La usurpación de identidad dentro de una red social.
  • El hecho de que todo lo que publiquemos se convierta en propiedad de la misma (hace un tiempo Facebook primero lo anunció y luego se vió obligado a dar marcha atrás y ratificar que no tomaría esa medida).
  • El tiempo dentro de las redes sociales vuela, y si no nos sabemos administrar sanamente puede llegar a ser muy perjudicial para nuestras vidas, ya sea en lo escolar, laboral o personal, perdiendo la oportunidad de pasar tiempo con nuestros seres queridos.

Debemos conocer los beneficios y las desventajas  dentro de las Redes Sociales, saber navegarlas, saber configurarlas y evitar los peligros. Si aprendemos eso, estas aplicaciones son una gran herramienta para para el mundo en que vivimos hoy, ya sea para lo personal, profesional  o académico.

 

Sebastián Bazán
Ejecutivo de Cuentas
Consultora Interactúa

2017 y todavía existen empresas con perfil de usuario en Facebook

El título no es exagerado; Ya sea por facilismo o por una errónea visión de los beneficios que esto puede traer, el hecho es que esta práctica continúa en la actualidad, y es por esto que nos vemos obligados a plantear nuevamente las desventajas de tener a una empresa o comercio con perfil de usuario en Facebook:

  • Invasión de la privacidad: Los perfiles de usuarios fueron creados para personas,  para que tengan interacción con otros individuos, entre muros configurados de manera privada. El hecho de que una empresa está usando un perfil de usuario como persona le da acceso a información privada de otros usuarios, a publicar en sus muros, enviarles mensajes y a etiquetarlos, todo ello contraviniendo las  normas y protocolos no sólo de Facebook sino de toda Internet, donde se valora en extremo la seguridad y privacidad de los mismos. Excederse en estas prácticas, resultará en reportes de spam o bloqueo y eliminación de la cuenta.
  • Configuración de la información incompatible con empresas o instituciones: Si comparamos los campos de configuración de la información de un perfil de usuario y de una página de empresa en Facebook, veremos que son completamente distintos. Mientras que en el primero tenemos la posibilidad de poner nuestra fecha de nacimiento, lugar donde estudiamos, estado civil, etc.; En el segundo podemos aportar datos comerciales o institucionales significativos como dirección, teléfono, horarios de atención, sitio web, rango de precios, menúes y hasta incluso eventos históricos que hacen a una trayectoria. No contar con la posibilidad de brindar la información adecuada se transforma en una verdadera desventaja.
  • Compartir información comprometedora: Como usuarios solemos seguir cuentas e interactuar con las mismas; comentamos, jugamos, votamos y hasta hacemos clic en links sospechosos por mera curiosidad. Esto se traduce en el factor social de Facebook que es el que señala nuestras actividades a todos nuestros contactos. Es así como terminamos viendo en nuestro muro comercios con perfil de usuario a los que “les gusta” su competencia, “reaccionan” ante contenidos banales, “comparten” resultados de juegos o votaciones en los que participaron en momentos de ocio, o que gracias a un virus publican un video de alto contenido sexual.
  • Imposibilidad de posicionamiento online: Si nuestro objetivo es darnos a conocer a la mayor cantidad de gente posible, elegir un perfil de usuario para nuestro emprendimiento comercial es un gran error desde el vamos, y esto tiene su explicación en que los mismos son considerados por Google como cuentas privadas. De esta manera, podrá salir nuestro nombre entre los resultados de búsqueda, pero ninguno de nuestros posteos calificará como público, por lo que no serán tomados en cuenta por los motores de búsqueda a la hora de posicionarlos en Internet.
  • Limitación de formatos de publicación: Las páginas comerciales nos proveen formatos como presentación de imágenes en videos, lead ads y colecciones, que no se pueden crear desde un perfil de usuario.
  • No se puede hacer publicidad: Las campañas de fans, avisos publicitarios, posteos impulsados y sorteos en apps son sólo herramientas desde las páginas. Con ellas podemos llegar a nuestro público objetivo sin necesidad de “solicitarle amistad” y de manera mucho más amplia.
  • No se tiene acceso a estadísticas: Conocer los porcentajes en sexo y edad de nuestros fans, sus localidades, los horarios y días en que se conectan, y la performance de cada una de nuestras publicaciones de manera estadística, nos permite analizar resultados y proyectar estrategias. Ésta es también una herramienta de las páginas mientras que desde un perfil de usuario, realizar esta tarea es imposible.
  • No se cuenta con herramientas de seguimiento de los mensajes directos: La conversión de objetivos (ventas, reclutamiento, atención a reclamos, etc.) es la base fundamental del retorno de inversión. Para ello, las páginas de Facebook nos proveen una plataforma de mensajes donde podemos realizar seguimientos con etiquetas, filtrar por conversaciones finalizadas, crear respuestas predeterminadas a preguntas frecuentes e incluso configurar respuestas automáticas para horarios no comerciales. La falta de esta plataforma en un perfil de usuario no permite un trabajo profesional y optimizado en la conversión de objetivos.
  • No se pueden agregar pestañas: Siendo que en la actualidad existen diferentes empresas (Social Tools, Woobox, Hubspot, etc.) que nos brindan la posibilidad de agregar todo tipo de información extra, tiendas online, juegos y sorteos, y acceso a nuestro contenido en otras redes sociales desde las páginas, es importante saber que no pueden ser instaladas en perfiles de usuarios.

Por todas estas razones, si aún poseés una empresa con perfil de usuario, es hora de hacer algo al respecto. Sugerimos que no comiences desde cero con otra página sino que simplemente migres el perfil. A la larga, y siguiendo todos los consejos sobre gestión profesional que compartimos en nuestro sitio web, visualizarás verdaderos resultados.

Romina Moine
Directora de Marketing y Estrategia
Consultora Interactúa

¿Por qué no logro vender en Facebook?

Algunas personas y empresas entienden el especial potencial que existe en las redes sociales, de hecho muchos de ellos ven las mismas como una gran posibilidad de negocio.

Existen miles de empresas y emprendedores que se encuentran hoy en día realizando gestiones de páginas de Facebook con un objetivo en común: concretar ventas. Algunas de ellas son pymes, otras medianas y grandes empresas, y algunos se aventuran en la tarea de comenzar directamente su negocio online. Pero.. ¿qué sucede cuando no concretamos esas ventas?

Posiblemente haya algunas de estas tareas que no estemos llevando a cabo y vamos a darte una breve descripción y porqué de cada una:

Para gestionar de manera acertada una página de Facebook y lograr interacción e interés del potencial comprador debemos primeramente tener algo en claro: los objetivos, a dónde queremos llegar. Para ello es de suma importancia que tengamos en mente un plan de acciones que realizaremos con: fechas, imágenes, presupuesto, stock disponible, productos destacados, ofertas, etc. Esto sería todo nuestro potencial contenido, el cual podemos ordenar en una especie de plan y cronograma.

Al tener un ‘plan de acciones’ lo que facilitamos es la medición de lo que hemos realizado, dónde estábamos y a dónde queríamos ir, y por supuesto la veraz realidad de lo que hemos logrado con cada acción que tomamos en la página. Entiéndase que nunca es tarde para ordenarse en este esquema y empezar a dar una vuelta de rosca al asunto.

Si ya estamos realizando una inversión publicitaria en Facebook, ya sea en campaña de fans o en impulsos de posteos, debemos tener en cuenta que esta red tiene algunas normas básicas para esto. Y se debe a que Facebook quiere dar la mejor experiencia al usuario, con publicidad atinada y de calidad. Se puede encontrar gran información sobre las normas básicas publicitarias de Facebook en internet.

 

Por otro lado, todas estas campañas publicitarias tienen que tener algo en común: nuestro público potencial. Facebook tiene gran cantidad de datos sobre nosotros, y esto fuera de verse como algo malo, es una catapulta que nos empuja al éxito: encontrar las personas que realmente quieren saber de nuestro rubro, y a esas personas vamos a apuntar. Por lo cual concluyendo con este punto, es de vital importancia que nuestras campañas estén correctamente segmentadas por: lugar de residencia, edad y gustos como puntos básicos.

Otro aspecto no menos importante es utilizar el formato correcto en cada publicación y esta tarea es sencilla: se aprende probando. Facebook nos da la posibilidad de realizar publicaciones en diferentes formatos: imágenes, vídeos, álbumes, carrusel, GIF (imágenes en movimiento) y más. Está en nosotros hacer uso de los mismos para saber cuál nos da más resultado.

Contenido equilibrado: a nadie le gusta que una empresa trate todo el tiempo de venderle sus productos, suele parecer agobiador y persecuta, y termina dando la sensación de ser una empresa demasiado comercial. Cuando hablamos de contenido equilibrado en esta era de sobre-comunicación tratamos de destacar entre mucho otro contenido que se disputa por la atención de ese mismo potencial cliente. Entonces una gran solución para esto es realizar contenido variado y siempre que sea posible agregar contenido de valor que pueda ser una herramienta para fidelizar al usuario. (Por ejemplo: tips para utilizar de varias y buenas maneras nuestros productos)
Para finalizar, la acción que nos va a ayudar a cerrar todas estas tareas de manera exitosa es la medición de nuestras publicaciones. Realizar una breve comparación y/o análisis de los resultados no solo en me gusta y comentarios, sino también en alcance, mensajes directos y tráfico al sitio web. Porque no podemos saber si estamos realizando bien nuestra tarea si no sabemos qué resultados estamos teniendo; y así ajustar nuestros esfuerzos (y ahorrarse muchos) para lograr una gestión exitosa basada en el interés y la venta concreta.

 

Bruno Bulgarella
Community Manager – Diseñador Web
Consultora Interactúa