Críticas y opiniones en Google Maps y Foursquare para negocios: posicionate.

Cuando hablamos de geolocalización en una buena estrategia digital podemos hablar de dos principales herramientas: Google Maps y Foursquare.

En los últimos años hemos vivido rápidos y grandes cambios en materia comunicacional cliente – empresa. Lo que no ha sido tan rápido es la aceptación de algunas nuevas funciones, muy importantes e interesantes, que las empresas y personas que gestionan el área de comunicación de un negocio, e instituciones, no han fijado el ojo: la geolocalización.

 

Google Maps

En cuanto a Google Maps, la plataforma que debemos tener al día es Google Mi Negocio ya que los comentarios y reseñas se van a levantar directamente de la ficha de Google y se unifican en una sola cuando alguien deja un comentario directamente desde Maps. El posicionamiento depende de varios factores entre los cuales hay que tener en cuenta:

  • Antigüedad
  • Valoraciones y reseñas
  • Publicaciones
  • Competencia
  • Cantidad de visitas al lugar.
  • Cantidad de Fotos.
  • Frecuencia de Publicaciones.

Si tenemos al día y lo mejor posible gestionados estos factores podremos disfrutar de grandes ventajas, como por ejemplo aparecer en el mapa con el nombre de nuestro negocio destacado (generalmente en algún color) ya que Google lo identifica como un sitio de interés, y es de las más poderosas herramientas de posicionamiento orgánico.

 

Foursquare

La historia con Foursquare es muy distinta, esta plataforma se creó con la intención de que las personas registren su visita a ciertos comercios, monumentos y lugares varios. Poco a poco fueron agregando muchas opciones, aunque desde un primer momento estuvo la posibilidad de dejar una reseña sobre el lugar visitado.

Hoy en día, estas características se mantienen y también se han agregado algunas nuevas. Lo más destacable es que, al igual que lo haría TripAdvisor (aunque esta última no soporta geolocalización), esta plataforma crea un ranking de los mejores lugares para visitar dependiendo de la actividad que estemos queriendo realizar… por lo general, comer; y nos ofrece una media de puntuaciones e información según lo que han ido informando los diferentes usuarios.

Por lo tanto es muy importante monitorear todo lo que pase en esta plataforma. Es muy probable que si de comercios se trata, la ficha de tu negocio ya exista, y al igual que en Google tenés la posibilidad de reclamarla y gestionarla adecuadamente, atendiendo a las consultas, opiniones y reclamos de los usuarios; como así también la información correcta y actualizada.

En Interactúa somos expertos en el mundo digital y especialistas en redes sociales. No dudes en consultarnos por asesoramiento y servicios.

 

Bruno Bulgarella
Social Media Manager Leader
Agencia Interactúa España

Redes sociales: ¿Está tu marca en buenas manos?

En la nota pasada les compartimos el caso de los comunnitruchos (pueden leerla haciendo clic acá), aquellos personajes sin preparación ni competencias adecuadas para hacerse cargo de la reputación y nombre de una marca, y que sin embargo se auto proclaman community managers.

 

En esta oportunidad tenemos el agrado de traerles las principales razones para medir el impacto que puede tener no promocionarse adecuadamente en redes sociales. Es por esto que es de suma importancia contratar a personas idóneas en la tarea de administrar eficientemente las mismas. Fundamentalmente, porque un profesional no va a cometer errores típicos de un falso community, basándose justamente en el conocimiento y la experiencia que poseen, las formas de expresarse, los tiempos, la selección y preparación adecuada de contenido, el tono comunicacional, y la ortografía entre muchas otras otras.

 

Por otra parte, el CM será quien interactúe con los usuarios de las redes en nombre de la empresa u organización que lo contrate (nunca como individuo) por lo que tiene la tarea – y la capacidad de ponerla en práctica- de responder a consultas y a la vez no perder la conversión del usuario, logrando que el mismo le brinde sus datos personales en orden a satisfacer la consulta planteada y fidelizándolo.

 

Tanto públicamente como por mensajes privados, los usuarios permanentemente están estableciendo un contacto positivo o negativo con la marca; por ende, es labor primordial el monitorear y moderar a la comunidad y fluir con la misma, por lo que no solo el CM debe ser empático sino además (e insistimos mucho en esto) tener la preparación necesaria, ya que ante una situación de crisis 2.0 tiene que estar preparado y saber cómo dirigirse, posicionarse y darle a ese momento la mejor de las soluciones.

 

¿Parece mucho peso para una sola persona? Ciertamente; administrar profesionalmente una red social implica una gran responsabilidad en la medida que se debe responder al cliente y sus requerimientos, aconsejar, interactuar con miles de personas que no siempre son lo suficientemente amigables como se quisiera y, además, el CM debe dejar de lado su pensamiento individual para responder encarnando a la empresa que lo ha contratado, de la mejor manera posible (con la camiseta bien puesta). Lo bueno es que detrás de un buen CM, generalmente, hay también un buen equipo de trabajo conformado por coordinadores (Social Media Managers), diseñadores, creativos, colaboradores, y otros CMs a los que pedir consejo y guía. Ciertamente un CM debe saber trabajar en equipo, sin lo cual se hace prácticamente imposible esta labor.

 

En Consultora Interactúa tenemos un gran staff de personas idóneas, preparadas y comprometidas, con la responsabilidad y la ética que requiere esta gratificante labor, aunque a veces no lo suficientemente reconocida. Por eso queremos que nuestra profesión se luzca y para ello es necesario que las empresas comprendan el valor de su marca online, creando posicionamiento y mejorando su reputación; contratando a profesionales idóneos que hagan trabajos destacados y no improvisados, y así sabiendo cómo afrontar los retos que el community management plantea. No permita que un trabajo mediocre arruine su reputación ¡Con profesionales, es otra historia!

 

 

Bruno Bulgarella
Diseñador web & Social Media Manager
Consultora Interactúa

¿Cómo distinguir si estamos ante un communitrucho?

Hay determinadas profesiones y rubros en los que es posible con más frecuencia encontrar “impostores” o gente que no está debidamente preparada, haciendo de profesionales de la materia. En el mundo del Community Management ocurre con más frecuencia de lo que debería, con gente diciéndose community manager (y cobrando) solo por manejar alguna página de Facebook o una red social para alguna actividad o persona en especial, sin tener la preparación adecuada para armar una estrategia de comunicación, ni para leer los resultados y formular conclusiones con ello.

 

Vendehumo redes sociales

 

Por esta razón estos communitruchos cometen una serie de errores al hacer de cuenta que son lo que no son:

 

  • Generalmente -aunque no siempre-, la falta de preparación de estas personas se deja ver en las faltas de ortografía y el uso inadecuado del lenguaje. Por ejemplo, abusando del uso de la mayúscula en los textos, que en las reglas de etiqueta de Internet (netiquette) significan hablar a los gritos ¡Gran error!

 

  • Firmar las imágenes o fotografías propias utilizadas para un cliente es otra mala costumbre que se suele detectar. Se supone que todo lo que creamos es para y por el cliente, y la identidad del community no debe ser pública. Recordemos que se habla como si fuéramos el cliente, no como un tercero intermediario entre él y las personas a las que quiere llegar.

 

  • Además, un buen community NUNCA debe mandar comentarios por inbox a las personas que escriben en las redes públicamente por cuestiones que bien pueden hacerse allí mismo. Solo se conecta por privado para solicitarles información o ampliarles datos que buscan conocer y que por ser de carácter más privado o reservado se derivan al mensajero. Porque lo importante es no sólo la interacción en sí, sino que la interacción se vea. La imagen de una empresa o institución en las redes será mejor si las personas ven que hay interés en el contacto a través de las respuestas a los comentarios de otros.

 

  • Otro dato a tener en cuenta: si un community quiere referenciar algún link, no debe darlo bajo ningún punto de vista en la introducción a un posteo sino indicándolo al final, por una cuestión de prolijidad y de correcta comunicación.

 

  • Un cliente no solo le paga a los administradores de una página sino que invierte en ella para impulsar las publicaciones y así llegar a más público. Un administrador serio debe conocer las herramientas de análisis y estadísticas que ofrece la red social para luego transmitirle los datos y una lectura de los mismos a quien lo contrató. Es importante que conozca y sepa medir el Retorno de Inversión (ROI) del dinero aplicado a la campaña social media (likes, comentarios, compartidos, feedback, etcétera).

 

  • Por otra parte, un administrador que se precie de tal debe tener la capacidad de entender al público al que va a dirigirse para poder interactuar con él y lograr correctas llamadas a la acción, en donde incentivará a los usuarios a realizar algo (comentar, participar, opinar, elegir, dar like, etcétera). Alguien sin esos conocimientos, difícilmente pueda lograr un feedback real con los usuarios y seguidores, lo que es en sí mismo un fracaso y una contradicción con el fin último de la presencia de un organismo y/o empresa en las redes sociales, que es la conexión con la gente.

 

  • Por último, los posteos que realice deben ser originales, no repetirse y ser adecuados para las redes sociales, en general distintos -en forma y esencia- de los mensajes emitidos por los canales tradicionales (radio, TV, gráfica, marketing directo). Esto es algo que un buen community manager conoce a la perfección y que lo distingue de cualquier impostor.

 

En Consultora Interactúa contamos con un servicio de calidad para nuestros clientes, respaldado por profesionales con amplia trayectoria y conocimiento en la materia, verdaderos community managers de vocación y corazón, que saben cómo llegar al público y transmitir de manera eficaz y eficiente un mensaje, elaborar una estrategia y responder al cliente aportándole un adecuado y completo análisis de los resultados de su inversión.

Contratá profesionales para gestionar la imagen de tu marca, tu vidriera virtual 24/7.

 

Bruno Bulgarella
Diseñador web & Social Media Manager
Consultora Interactúa

¿Cómo tratar y mejorar la relación con clientes difíciles?

 

Todos lo días y en en cualquier actividad que nos encontremos nos tocará lidiar con diferentes tipos de clientes.. y esto nos lleva a pensar ¿Realmente el cliente siempre tiene la razón?

En esta nota daremos algunos consejos para mejorar y fidelizar notablemente la relación con nuestros clientes, incluso si nuestra relación con el mismo es online.

Existen muchísimos tipos de clientes, algunos más llevaderos que otros. El mayor problema en general se tiene cuando nos encontramos con un cliente que no escucha. Al no estar de acuerdo, es así cuando se produce un problema en la comunicación, ya que no podemos transmitirle lo que sabemos o nuestra idea y nos encontramos frente a un muro complicado de atravesar. Teniendo en cuenta ésto, sabemos que lidiar con un cliente difícil puede llegar a tener un impacto negativo en nuestro negocio.

Entonces sabiendo que, a pesar de lo diferente que puede ser cada cliente ‘difícil’ los siguientes tips nos pueden ayudar a salir victoriosos de esta situación, aumentando nuestro poder de persuasión y ganando mucha experiencia en el proceso.

  • Mátalos con amabilidad: Siempre que tengamos una comunicación tensa o algo agresiva de parte de nuestro cliente, lo mejor es mantener la línea, ser amable y siempre responder de buena manera. Por lo general, cuando obtenemos una respuesta tajante, ésta tensión se termina si el receptor contesta amablemente.
  • Comunicar adecuadamente: Debemos en todo momento tratar de aclarar nuestro pensamiento, lo que vamos a comunicar, y si es necesario escribirlo de antemano y re leerlo para tratar de entender si queda resuelto lo que vamos a expresar y así no marear al cliente ni a nosotros mismos.
  • No reaccionar: La peor manera de tratar a una persona posiblemente agresiva, es reaccionar de mal modo. Ésto sólo hará que la situación se agrave.
  • No tomárselo como algo personal: Lo primero que debemos saber sobre las comunicaciones de negocio, es no tomarnos todo lo que se dice de manera personal. En general estas conversaciones están agravadas por diferentes factores y circunstancias que hacen que nuestro cliente pueda estar nervioso. Por ejemplo la necesidad de urgencia en el proyecto por falta de tiempo, o bien la presión de un jefe superior.
  • Cambiar la idea o el enfoque: Cuando una idea no resulte, podemos intentar cambiarla por otra más sencilla. Es decir quitarle cosas o buscar la vuelta para que sin complejidades sea más simple y de este modo facilitar el proceso. También es muy probable que estemos comunicando de tal manera que no sea comprensible para el receptor, entonces determinando de que la labor de comprensión del mensaje es exclusivamente tarea del emisor, podemos cambiar el enfoque con ejemplificaciones o simplemente consultando con nuestros pares para que nos ayuden a buscar otras maneras de exponer nuestra idea.
  • Evaluar el canal de comunicación: Una comunicación exitosa está directamente sujeta al canal por el cual nos estemos comunicando. Es decir, no es lo mismo hablar con nuestro cliente por email, que por WhatsApp. Siempre que tengamos la posibilidad, estando en la misma locación o incluso desplazandonos, debemos realizar reuniones cara a cara donde la relación con este tipo de clientes tome un giro, ya que por lo general los malentendidos se resuelven en persona.
  • Comunicarnos entre una o dos personas máximo: Siempre que sea posible debemos establecer, primeramente por acuerdo explícito o por contrato si el caso amerita que la comunicación será de un representante (máximo dos) de nuestra empresa con un representante (máximo dos) de nuestro cliente. Esto nos ahorrará muchísimos dolores de cabeza, tiempo y dinero. Con esto queremos decir que el cliente debe de formar entre su equipo una idea clara de lo que quiere o necesita y así transmitirla a nuestra empresa, de igual modo pero en sentido contrario debemos hacerlo nosotros.
  • Utiliza la inteligencia emocional: La inteligencia emocional nos permite tomar conciencia de nuestras emociones, y a la vez nos da la capacidad de comprender los sentimientos de los demás. Existe mucho material en internet sobre este tema, y está en pleno desarrollo y descubrimiento haciendo que las empresas lo implementen cada vez más.
  • Tipo de comunicación: Parece algo obvio de saber, pero no. Muchas veces no nos damos cuenta de qué tipo de comunicación debemos utilizar. Entonces siempre sabiendo o conociendo a nuestro cliente, debemos evaluar la manera en que nos vamos a dirigir a él. Es de mucha ayuda ver, leer y comprender cómo se expresa el mismo hacia nosotros.
  • Establecer pautas o acuerdos: Si la relación con este cliente ya tuvo ciertos roces, lo mejor es fijar ciertas ‘normas’ o ‘acuerdos’ para que no se vuelvan a presentar los mismos inconvenientes. También podemos realizar estos acuerdos de antemano con nuestra experiencia para pautarlos con anterioridad al comienzo de cualquier proyecto.

Con estos sencillos consejos, podemos no solo mejorar la relación con nuestro cliente sino también fidelizarlos. Además estas acciones son útiles para cualquier situación laboral, tanto dentro como fuera de nuestra empresa.

 

 

Bruno Bulgarella
Diseñador web & Social Media Manager
Consultora Interactúa