¿Cómo sería el mundo sin redes sociales?

¿Cómo sería el mundo sin redes sociales?

Una de las herramientas más importantes para quienes trabajamos en marketing digital es el “trends” del buscador más famoso. Herramienta utilizada permanentemente para analizar los términos que debemos usar y hacia dónde debemos dirigir nuestras estrategias.  Así fue que, justamente analizando “cómo y qué” busca la gente en internet, descubrí que lo más buscado en los últimos dos meses fue, palabras más, palabras menos, “redes sociales caídas”.  Al notar los números de las búsquedas, se puede percibir una especie de psicosis generada ante tal evento, que ni siquiera es mundial, ya que cuando una red social se cae, solo sucede en algunos países, en algunos de los continentes. Casi inevitablemente surge la pregunta de: ¿Puede el mundo funcionar sin redes sociales? o al menos sin las consideradas “más importantes” desde hace algunos años. ¿Podrá la humanidad continuar el desarrollo que lleva en las últimas décadas, sin la existencia de las redes sociales?   

Un mundo sin redes sociales

Según una experta del Media Lab del Massachusetts Institute of Technology (MIT) “el mundo podría funcionar, por supuesto. Pero sería un mundo muy diferente al que conocemos tanto en nuestras dinámicas sociales como económicas. Sin embargo, no podemos afirmar que sería un mundo mejor o peor. Solo sería un mundo diferente”. “Por supuesto que si”, afirma el decano de una Facultad de Derecho y Ciencias Políticas, “las personas tienen una sobredimensión de la importancia que tienen las redes sociales.” culminó diciendo.  Personalmente opino que los hábitos que se han construido en las últimas décadas son muy importantes y significativos, en lo que respecta a la relación sociológica que se fue creando.  ¿Que tan real es el emparejamiento que crearon las redes sociales?  Porque, nadie puede negar que las redes sociales nos pusieron a todos al mismo nivel: Cualquiera puede vivir el día a día de su estrella favorita, conversar, conocer su intimidad. Cualquier negocio local, puede pelear una porción de mercado a cualquier multinacional. Cualquier vecino puede dar su opinión a cualquier político, o reclamar a cualquier empresa.  “Son hábitos que están arraigados fuertemente en la humanidad”, entonces.. tanto para un lado como para otro, desde el lado de los “comunes mortales” ¿Cómo viviremos sin tener ese descargo, esa conexión, ese trato con todo lo que nos rodea?  Y para la otra cara de la moneda igual: ¿Cómo reconstruirán su vida “los famosos, de cualquier rubro, sin ese contacto permanente y cercano con sus seguidores? ¿Cómo harán las empresas para determinar sus estrategias de marketing sin el feedback de la gente? Seguramente muchos estarán respondiendo a gritos “¡Cómo lo hicieron durante miles de años antes!” y.. no. aunque suene un poco popular, desde ya les aseguro que no será lo mismo, por lo menos con estas generaciones.    ¿Sería involucionar volver a vivir sin redes?  «Alguna vez la humanidad vivió sin ellas», me diría alguien mayor  «Son simplemente habilidades que en algún momento aprendimos para comunicarnos sin necesidad de tener que estar en el mismo lugar” afirma Cristina Velez, cofundadora de Linterna Verde (grupo interdisciplinario que estudia los dilemas entre internet y sociedad). ¿Cómo podría la humanidad cambiar los hábitos actuales? ¿Qué hay de las nuevas pautas establecidas para comunicarnos, para entablar relaciones?  El mundo podría seguir tranquilamente sin redes sociales. «Sería un mundo un poco más lento, pero más beneficioso para la salud mental”, afirman algunos. Nadie puede negar que sería un mundo más saludable, pero ¿qué hay del desarrollo en todos los ámbitos? no sólo las comunicaciones, la tecnología, el comercio, las políticas internacionales, la lucha contra las enfermedades. Un sin fin de temas que las redes sociales han cooperado de manera positiva. Nadie puede negar que por ejemplo whatsapp es claramente una herramienta de trabajo. Es innegable que los mercados y las industrias se verían afectados.    Si las redes dejaran de funcionar de manera permanente, ¿qué sucedería con la sociedad? ¿Cómo sería esa transición? Lo primero que afectaría es la manera en cómo nos interrelacionamos con las personas más cercanas (familiares y amigos), ¿volveríamos a hablar por teléfono? ¿Enviaríamos mensajes de texto nuevamente? Al fin y al cabo muchas relaciones en las redes sociales se mantienen artificialmente vivas. Y ese tiempo vacío «de no hacer nada» lo llenamos navegando en las redes. En varios países tienen proyectos muy interesantes de descongestión digital en los que las personas van a comunidades, ciudades o pueblos pequeños, que no pasan de 600 mil habitantes, en donde la regla de convivencia es no tener uso de los celulares sino solamente para temas estrictamente necesarios y los índices de calidad de vida se incrementan poderosamente. “Nosotros le concebimos excesiva importancia a la velocidad, a la transmisión de datos, a las tareas diarias. Lo que hay que hacer ahora es la lentitud, disfrutar los momentos, bajar la velocidad con la que hacemos las acciones de cada día y ahí vamos a ganar muchísimo”, explica el sociólogo Sygmunt Bauman, al explicar los problemas de las sociedades de estos tiempos. Asimilarlo es simplemente decir vamos a utilizar otras tecnologías para comunicarnos.  «En ese medida lo que hay son tecnologías de información y las comunicaciones han avanzado muchísimo más allá de estas tres redes sociales”. dice Nicolás Díaz, quien también fue director de Democracia Digital Así, el mercado generaría un producto paralelo que logrará suplir esa ausencia del mercado. “Pero en temas de asimilarlo, me imagino que la sociedad tendrá que asumir los costos económicos de información que trae no tener esas tecnologías”, indica, añadiendo que habría que volver al teléfono, al correo, incluso a la tecnología morze. “El ser humano es tan recursivo que podría encontrar otros medios para suplir estas redes, es una ley de mercado”, afirma.   Hay muchos puntos de vista para analizar la incógnita. Pero en definitiva: ¿Las redes sociales son beneficiosas o perjudiciales para la sociedad?  “Si uno cree en el capitalismo voraz y salvaje y en la productividad, creo que es preferible tener redes sociales. Ahora, si uno prefiere una vida mucho más calma, estática, no tan productiva pero sí mucho más sana, pues es mejor no tenerlas”. “Esa es una pregunta que nos tenemos que hacer como sociedad y no como individuos”, sostiene Nicolás Díaz. Para Cristina Vélez, “depende de si se ve con un enfoque personal o social. Han sido poderosas en ampliar voces que antes eran marginales, a nuevos grupos que tienen ciertas conquistas sociales, como los pañuelos verdes en Argentina”. Pero según Vélez las redes también tienen un lado negativo. “La libre asociación digital también se afecta, porque hay miles de personas en la red guardando datos que después pueden ser utilizados en tu contra en caso de que, por ejemplo, quieras abrir una organización”, puntualiza. En definitiva, muchas veces, los humanos, actuamos por actuar. Tanto de buena fe, como de malas intenciones, y a parte podríamos estar un día entero enumerando aspectos buenos y malos, beneficios y perjuicios de las redes sociales.  Si me preguntan a mi, las redes sociales no son malas, las situaciones propiciadas únicamente son determinadas por el uso que cada individuo hace de ellas.  

Sebastían Bazán Community Manager – Redactor Agencia Interactúa

Compartinos!
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Nuestras Redes

Agencia Interactua
Nuestras oficinas

  • Paraná, Entre Ríos – Paraguay 347 – 1A Tel: 0343 155 125048
  • Santa Fe, Santa Fe – Sara Faisal 1705 – 7º A
    0342 155 398003
  • Córdoba, Córdoba – Ibarbalz 752 – Tel: 0351 155 715807

Canales digitales

mail: info@interactua.online

Todos los derechos reservados 2020

Campañas Políticas Tradicionales VS. Campañas Políticas 2.0

Casi al mismo tiempo que Facebook y las redes sociales comenzaban a ser furor en el mundo, el presidente de los EE.UU Barack Obama sentó precedente en lo que sería un antes y un después en la utilización de las plataformas 2.0 en su campaña electoral del año 2008. De ahí en más, nada volvería a ser lo mismo y los paradigmas cambiarían a la hora de armar una estrategia proselitista.

En la era de la globalización a través de los Social Media, el candidato -además de proponerse hacer llegar su discurso a la mayoría de los potenciales votantes-, debe comprometerse e  involucrarse en el feedback que propone la comunicación actual.

En tiempos electorales como los que corren durante este año 2019, los seguidores de un político X esperan, del mismo, un intercambio de ideas palpable y fluído; ya no se conforman con el viejo estilo de las campañas 1.0 donde el candidato enviaba un mensaje unidireccional y los receptores lo recibían pasivamente sin posibilidad de interactuar.

A partir de esta necesidad de contar con asesores expertos en las distintas plataformas de comunicación, es que llegan a los comités de campaña los profesionales en social media o medios sociales. Estos diseñarán la estrategia y gestionarán la reputación on-line del candidato en cuestión.

 

Diferencias entre roles de campaña y roles 2.0

Es fácil confundir, por desconocimiento, a algunos actores de las campañas tradicionales con estos nuevos profesionales que se incorporaron al armado electoral.

Por ejemplo, no es lo mismo un Social Media Manager que un Jefe de Campaña. Un SMM es aquel responsable de diseñar y planificar la estrategia comunicacional  que se va a implementar en los medios sociales. Mientras tanto, en el marketing político, el Jefe de campaña es quien dirige la misma en todos los aspectos que rodean a la imagen y comportamiento del candidato.

También es común confundir al Community Manager con un militante. Mientras el primero es un profesional de las redes que sigue una estrategia dentro del marco de la campaña, el segundo es un seguidor o simpatizante que puede “viralizar” (difundir en redes) el contenido que el CM administra en las distintas plataformas.

En Argentina, son muy pocos los políticos y partidos que han captado y adoptado de lleno el concepto del feedback. La amplia mayoría, comete el error de gestionarlas a la vieja usanza, esparciendo un mensaje tipo gacetilla de prensa, sin abrir el juego al intercambio de ideas y propuestas.

Once años después de que Obama y su equipo cambiaran para siempre el juego electoral y patearan el tablero de las viejas contiendas, en Argentina -principalmente- falta aún mucho todavía para que nuestros políticos se despabilen y se abran correctamente a las grandes posibilidades que el mundo 2.0 ofrece y que incorporen en sus equipos a profesionales idóneos que los ayuden a abandonar las obsoletas costumbres de las campañas 1.0 y los empujen a dar el salto definitivo al mundo de las multiplataformas y la comunicación bidireccional.    

En Agencia Interactúa contamos con profesionales especialmente capacitados en marketing político para asesorarte. Ponete en contacto con nosotros.

  Ximena Samban
                                                                                    Social Media Manager-Redactora
Agencia Interactúa

Cómo pensar el Diseño en Digital

La transición del diseño offline al online sólo puede ser efectiva entendiendo las características, objetivos e importancia de cada formato digital.

La era digital ha invadido transversalmente nuestras vidas, tanto en las prácticas laborales, como en la manera en que nos relacionarnos socialmente, incluso hasta en nuestros procesos cognitivos y educativos.

Desde el momento en que nos levantamos hasta que nos acostamos, acostumbramos a hacer uso de herramientas digitales; ya sea para ordenar nuestras tareas diarias, buscar o intercambiar información, comunicarnos o, simplemente, de manera lúdica.

Es por esto que el lenguaje visual devenido de la clásica imprenta (y demás herramientas tradicionales), se ha tenido que adecuar a este contexto digital, en el que se plantean nuevos desafíos:

  1. Reconocer ENTORNOS MULTIMEDIA, donde imágenes, videos y audios conviven en una misma plataforma.
  2. Adentrarse en el uso de REDES O MEDIOS SOCIALES, los cuales brindan una amplia gama segmentada de emisores y receptores; invadidos, a su vez, por numerosas tribus subculturales y etarias tales como: baby boomers, millennials, centennials, hipsters, dinks, nerds, geeks, otakus, etc.
  3. Adoptar la figura del USUARIO, donde todo individuo con acceso a un sistema informático es receptor y partícipe activo. La comunicación en este sentido se vuelve multidireccional, retro alimentativa… Y, en lo que respecta al campo visual: creativa, seductora y generadora de experiencias.
  4. El lente digital amerita el estudio de sistemas de cuadrículas y grillas amoldables a dispositivos tanto móviles como de escritorio (diseño responsive) como a distintos formatos de diseño para cada plataforma en particular (páginas web, blogs, redes sociales, etc)

Así como en épocas tradicionales se adaptaba el mensaje a cada canal (TV, medios gráficos, vía pública o radio), hoy se transforma dentro de diversos formatos digitales (video, GIFs, presentaciones de imágenes, carrouseles, canvas, stories, IGTV…) que no sólo consiguen diferentes resultados (alcance, interacción, tráfico) sino que también nos obligan a pensarlos con diferentes dinámicas: no es lo mismo una gráfica para Facebook que una para Instagram; tampoco lo es la portada elegida para un video en Youtube que para Facebook; ni los tiempos, los ángulos, los textos…

Contar con un diseñador gráfico entrenado en formatos digitales es esencial para adaptar tu marca por completo al mundo 2.0. En Agencia Interactúa brindamos soluciones creativas integrales para cada cliente en particular, a través de servicios interactivos, donde se conjugan:

  • diseño gráfico
  • diseño audiovisual y motion graphics
  • edición de videos
  • fotografía
  • filmación

Todos ellos contemplados en un enfoque analítico, creativo y de carácter netamente comunicacional, con el objetivo de generar feedback y conversiones. No dudes en comunicarte por asesoramiento para la comunicación visual de tu marca en canales digitales. ¡Estamos esperando tu consulta!

 

Marina Jimena Moine
Diseñadora Gráfica
Agencia Interactúa

 

Cómo aumentar el alcance de tus publicaciones en Internet

Cuando hablamos de alcance, algunas personas terminan estresándose por dos motivos: no entienden muy bien a qué se refieren estos números -a veces muy grandes- y por qué deben pagar para obtener un mejor rendimiento de esta métrica.

Para empezar, el alcance es un término que se utiliza como indicador de audiencias, esto es, para medir el público de una campaña, publicación, o cualquier otra cosa en internet que adoptó el  marketing online. Básicamente, hace referencia a la cantidad de personas únicas que han visualizado tu campaña, ya sea un vídeo, un banner, una imagen, una página web o una historia de Instagram.

 

Cuanto más alcance, más personas verán lo que estás comunicando.

 

Entonces, ¿cuál es la diferencia entre alcance orgánico y pago?

Es simple, el alcance orgánico va a depender

  • de la cantidad de personas que entren por motus propio a ver la ‘campaña’
  • de lo que el algoritmo de la plataforma o buscador online que utilices quiera mostrar (por lo general es muy bajo para poder venderte más anuncios).

Esto mejora enormemente si tu reputación online es buena y la calidad de tu contenido aporta valor a tus seguidores.

 

Mientras que el alcance pago va a depender de otros factores:

  • Obviamente, el presupuesto publicitario (cantidad de dinero).
  • La buena, mala o nula segmentación de tu público objetivo.
  • La plataforma utilizada (Facebook Ads, Google Ads, etc).
  • La calidad del contenido y el texto utilizado en el medio gráfico.
  • La competencia que haya en el mismo rubro haciendo anuncios.

 

Recomendaciones para un alcance y una reputación saludable

 

Primero que nada, es de suma importancia, tanto para el alcance pago como el orgánico, que el contenido sea

  • relevante
  • entendible
  • de calidad
  • y que aporte algo a tu audiencia.

Esto hará que tu posicionamiento en Internet mejore, y muestre tu contenido con mayor frecuencia incluso a un menor costo cuando estemos haciendo anuncios.

EnAgencia Interactúa somos expertos en marketing digital, contenidos, planificación y publicidad en redes sociales. Nuestra misión es hacer de las empresas en internet un lugar mejor para la comunicación de éstas con sus clientes.

 

Bruno Bulgarella
Social Media Manager
Agencia Interactúa

La importancia de Instagram para tu negocio

La famosa frase «una imagen vale más que mil palabras” nunca tuvo tanta relevancia como en esta era digital que transitamos, donde el contenido visual es el rey del marketing. En este sentido es que Instagram, la red social estrella del momento, toma relevancia a la hora de pensar en nuestra estrategia publicitaria.

¿Por qué Instagram es importante para tu marca o negocio?

En primer lugar, es mucho más fácil captar la atención de potenciales clientes con una imagen llamativa que con un texto extenso.

Otro factor determinante a tener en cuenta es que debemos ir a donde el público está si queremos contactarlo y ofrecerle nuestros productos y servicios… Y hoy el público joven está en esta red y no en otras. Así de simple.

Instagram es la red social con más crecimiento en los últimos dos años. Sus usuarios aumentan exponencialmente y con ello las posibilidades de extender tu llegada a todo ese público ávido de consumir lo que tengas para ofrecer.

 

El poder de las Instagram Stories o Historias de Instagram

 

Este formato maravilloso para el marketing digital, revolucionó la manera en que una empresa puede relacionarse con su audiencia on line, ya que genera altos números de alcance e interacción debido, en gran medida, a su formato ágil y divertido.

Dentro de la plataforma, las stories poseen una visibilidad destacada al tope del feed (muro), lo cual motiva una atención inevitable hacia ellas.

Cuentan con múltiples herramientas para potenciarlas y “jugar” con sus funciones: gifs animados, encuestas, música y filtros, por nombrar sólo algunas. Todas ellas pensadas para hacerlas más atractivas e interesantes.  

 

Hashtags o etiquetas

 

Desde los tiempos en que Twitter impuso este tipo de etiquetado conocido como “Hashtag”, el formato se fue expandiendo hacia otras redes.

En Instagram no sólo permite agrupar tus publicaciones por temas de interés si no que además prolongan la vida útil de tus publicaciones en el tiempo y aumentan el rendimiento de tu inversión ya que los usuarios pueden seguirlos del mismo modo que siguen cuentas.

 

El ser social como valor

 

A los consumidores cada día les importa más lo que piensen y recomienden sus conocidos. Si creas contenido de calidad para tu comunidad, seguramente esto se multiplicará potencialmente.

Tus seguidores pueden ser a la vez impulsores de tu marca o negocio. Esta plataforma en particular  permite compartir de muchas formas lo que nos gusta con quienes nos rodean.

Es ahí cuando lo social se convierte en elemento potenciador de una estrategia en redes.

 

¿Estás listo para sumergirte en el mar de posibilidades que te ofrece Instagram? En Agencia Interactúa tenemos el mejor equipo preparado para asesorarte. Ponete en contacto con nosotros.

 

                                                                        Ximena Samban
                                                            Social Media manager-Redactora
Agencia Interactúa

Elecciones 2019 y Ciudadanía 2.0

Comenzaba la campaña proselitista de 2015 cuando escribíamos los primeros apuntes (véase elecciones y ciudadanía 2.0) sobre cómo se desarrollaba un contexto político donde las redes hacían su debut oficial como un jugador importante en la campaña electoral.

En ese entonces, se modificaba así la estructura de candidatos y partidos, invitando al ciudadano a participar de otra manera, más efectiva a la hora de manifestar su opinión, pero a la vez otorgándole una responsabilidad implícita sobre la veracidad de la información que (en ese momento) no supimos manejar. Aún así, el cambio de paradigma respecto a 2011 era evidente.

Llega 2019 con conceptos ya masticados: prosumer, fake news, trolls, reputación online, virales, crisis 2.0, etc. La pregunta obligada es ¿qué tan diferente es el contexto 2019 del de 2015?

 

Los candidatos/partidos

 

Tal vez sea demasiado temprano para hacer conclusiones respecto a las estrategias de comunicación que plantean las campañas pero, aunque estamos lejos del plato fuerte de octubre, el desdoblamiento de algunas elecciones nos ha mostrado ciertos indicios.

  • FRECUENCIA: La saturación del contenido electoral que tuvimos en Facebook y Twitter hace 4 (incluso 2) años no es tal en la actualidad. Algún usuario de estas redes, despistado, podría decir que los candidatos han medido sus mensajes, priorizando la calidad en vez de la cantidad.
  • DIVERSIFICACIÓN: La realidad reside en una necesidad de diversificar su mensaje y redistribuir su inversión, en parte teniendo que adaptarse a los nuevos espacios sociales digitales: Instagram, Youtube, sin dejar de lado la publicidad en Webs y Aplicaciones.
  • PROFESIONALISMO: En parte se debe a un aprendizaje de los mismos equipos de comunicación que ya cuentan con mucho desarrollo. Es decir, ya no vemos un sobrinity manager y el trabajo profesional en esta esfera se ha ganado un lugar. Está saldada, a mi criterio, la deuda que se tenía sobre un análisis particular del comportamiento de los usuarios en las redes, sobre todo en cuestiones políticas.

Veremos si las campañas tendrán en cuenta la particularidad de cada red y cada público objetivo, para adaptar sus mensajes de acuerdo al medio tratando de mantener una estructura clara, coherente y adaptada a las extensiones de mensajes que permite cada uno de estos espacios.

 

Los ciudadanos

 

En el artículo de 2015 decíamos que formar un ojo responsable o, por lo menos, un criterio de lectura más profundo de los mensajes en la red, obligará a profesionalizar y perfeccionar el trabajo a conciencia en Social Media”.

Creo que esto último se ha logrado en un porcentaje, y los usuarios de redes sociales hemos desarrollado ciertas herramientas y experiencia que nos permiten hacer una lectura crítica de los contenidos en las redes.

Ahora bien, la capacidad de distinguir la información y la publicidad, de las fakes news y perfiles falsos, no ha sido utilizada con eficacia: pareciera que reconocemos cuando una información es falsa y, aún así, la compartimos con la intención de alimentar el monstruo. La inocencia del prosumer sin conciencia de sí pasó a una utilización de los mensajes que sean funcionales a sus deseos (posverdad).

Esta “ética” de las publicaciones personales en redes, es una cuenta pendiente, de la mano con una legislación que contemple la regulación de estas acciones.

Como punto positivo podemos destacar cierta iniciativa a hacer visible cualquier tipo de acción que los usuarios consideren importante compartir/informar/denuncia. Y hago hincapié en la consideración de cada usuario, dado que la importancia social o política de las publicaciones tiene distintos grados de análisis en los que no repararemos hoy.

 

Conclusiones

 

La experiencia sobre el nivel de exposición, durante todos estos años, de partidos y candidatos (y varias crisis 2.0 mediante) han orientado la actividad proselitista en redes a un trabajo cada vez más cuidado, pensado, planificado y organizado en y para las redes. Han entendido (como las empresas) que este espacio es de diálogo y el usuario lo siente como propio y con derecho a réplica.

Este aspecto es bastante optimista, pensando que estos espacios digitales han colaborado a disminuir la contaminación que otrora tuvimos de campañas electorales, tanto on como offline.

Los que aún debemos asimilar este espacio público y tomar consciencia de nuestros actos 2.0 somos los mismos usuarios: teniendo un lugar donde poder expresar posiciones políticas y electorales, el desafío es poder hacer un uso consciente de la información y las opiniones, para colaborar al sano ejercicio democrático 2.0.

Juan Nicolini
Social Media Manager
Agencia Interactúa

The Walking Face o cuentas zombies en redes

Desde que las redes sociales se ha vuelto masivas, se crean y cierran miles de cuentas a diario y también muchas se abandonan. Alguna circunstancia como la imposibilidad de acceso, el fallecimiento de la persona, el desconocimiento de su uso o la pérdida del interés hacen que queden abandonadas, es decir, abiertas pero sin actividad. Algo así como cuentas“zombies”.

 

 

Esto no suena algo grave tratándose de usuarios particulares o de cuentas creadas para actividades de poca trascendencia. Pero en las cuentas comerciales de Facebook, Instagram o. incluso, Twitter de algunas empresas e instituciones con algún grado o nivel de trascendencia no es para nada algo para desestimar. Y aunque parezca increíble es bastante común.

Muchas veces esas cuentas nacen de un interés institucional/comercial de ser parte del universo on-line, pero diversos motivos hacen que un día la actividad de la cuenta se reduzca a nada y quede abierta y sin movimientos, a la deriva.

 

Qué generan las cuentas zombies

 

Hagamos un cuento para no exponer un caso real. Pensemos en la empresa Las Nubes, una pyme que alcanza cierto grado de trascendencia nacional y cuyo jefe orientado por su hijo decide que además de la publicidad tradicional hay que formar parte del mundo 2.0 y llevar la presencia de la empresa a las redes sociales.

 

Luego de un año, el jefe ya no está tan convencido, no comprende la lógica de las nuevas herramientas y elimina el presupuesto de marketing on-line para sumarlo al de los medios tradicionales. Ahora las cuentas quedan a entera disposición de la empresa, que deja de publicar y desestima dichos canales ¿Cuáles fueron las consecuencias?

 

Después de ese tiempo de abandono, se descubren las siguientes situaciones.

  • Decenas de mensajes en privado sin atender de consumidores haciendo serios reclamos por algunos productos, incluso algunos posteriores a la presencia en redes y que no llegaron a publicitarse en ellas.
  • Comentarios negativos en las imágenes públicas expuestas que se hicieron cadenas de mensajes de malas experiencias, y que no fueron resueltas ni respondidas. Esto hace que el enojo sea aún mayor.
  • Comentarios positivos públicos de fanáticos de la marca y pedidos de información que no fueron debidamente agradecidos ni resueltos.

Es evidente que los usuarios de redes sociales son los consumidores de los productos y que volcar la marca a las redes debería hacerse con responsabilidad, asumiendo que los usuarios/consumidores van a utilizarlas como el principal canal de comunicación con las empresas/instituciones (no desestimar el concepto de omnicanalidad) y, abandonar las redes sociales, dejarlas activas y a la deriva, es una decisión para nada inteligente que puede reflejar para el usuario la falta de interés de la empresa en la opinión de sus clientes y puede verse como oportunista y poco profesional.

 

En estos tiempos es imprescindible volcarse a las redes sociales y al marketing digital, dejando la tarea en manos idóneas, con una estrategia de marketing en redes sociales debidamente planificada e implementada. En Agencia Interactúa tenemos todas las herramientas para asesorarte y brindarte un servicio de marketing digital de vanguardia ¡Consultanos!

 

Alan Laursen
Community Manager – Redactor
Agencia Interactúa

¿Vender online? Qué tener en cuenta a la hora de crear una tienda.

Muchas empresas y personas consideran que con el mero hecho de estar en Internet, resulta muy fácil y posible vender y posicionarse en este medio. Lo que no demasiadas personas saben o tienen en cuenta es que es necesario analizar ciertos parámetros la hora de realizar una de tienda online.

Factores fundamentales a tener en cuenta:

Plataforma o hosting

Evaluar si la tienda será desarrollada de manera propia o se utilizarán otros servicios ya establecidos y consolidados como Tienda Nube.

Certificado de seguridad o SSL

Es importantísimo tanto para posicionamiento como para reafirmar la seguridad de las transacciones en un sitio, contar con un certificado de seguridad SSL.

Plataformas de pago

Algunas marcas realizan directamente, a través de programadores, sus propias integraciones directamente relacionadas con su banco siendo una opción bastante costosa; otras simplemente utilizan plataformas de pago como Todo Pago o Mercado Pago, pero estas elevan por lo general los costos de la venta ya que hay que pagar por cada transacción.

Stock y envíos

Esta es quizá la cuestión más complicada y la que menos importancia se da a la hora de vender online. Hay que tener muy en claro el stock para que no se realice una venta sin sustento (ya que esto puede ser fatal para la reputación del sitio) y a la vez contar quizá con una integración automatizada con alguna empresa que posea integración para venta online. Esto quiere decir que el usuario podrá directamente en el proceso de venta, poner su dirección y en base al peso y tamaño del producto, tendrá calculado el valor del envío sumado al costo del producto para poder abonarlo todo junto.

Y ahora, ¿cómo realizo ventas online?

Esta pregunta me la hacen muy a menudo, y siempre respondo de la misma manera: en mi opinión y la de otros profesionales la mejor forma de vender, exponer ventajas y dar a conocer un producto son las redes sociales.

Haciendo un buen uso y compartiendo contenido de valor adicional a lo que se quiera vender, mostrando además cómo usar el producto (el famoso how-to) y con una excelente campaña publicitaria debemos lograr una gran cantidad de tráfico al sitio web que si lo hacemos debidamente, estas visitas deben convertirse en ventas.

 

En Agencia Interactúa contamos con el servicio de asesoramiento y puesta en marcha de sitios web, tanto con desarrollo interno como con grandes alianzas de empresas líderes en el sector. ¡Consultanos!

Bruno Bulgarella
Social Media Manager Leader
Agencia Interactúa España

Internet y medios de comunicación, un dilema que pocos entienden.

¿Cuál es la diferencia entre Internet y los medios de comunicación tradicionales? ¿Cuáles son sus elementos y alcances? Un dilema conceptual en el que muchos se embarcan y pocos debaten.


Recientemente tuve acceso a una nota en un magazine digital sobre cultura, casualmente, de los más importantes del país, hablando sobre los medios de comunicación y de la veracidad de los mismos. 
Y, en la “lista negra” o “la lista sagrada” si se quiere, se nombraba desde los más “creíbles” o “confiables” hasta los menos.

Según el especialista, la lista hablaba (no específicamente en ese orden) de la televisión, la radio, los periódicos, las revistas especializadas, Internet y las redes sociales.

Y aquí está la cuestión… No para reformular la lista y la veracidad de los medios de comunicación y cuál es más o menos confiable… Como profesional de internet y de redes sociales, no puedo dejar pasar el que se considere a Internet como un «medio de comunicación”.

 

¿Cuál es la diferencia?

La radio, los periódicos, la televisión son emisores. Pero Internet, Internet es una infraestructura, un entorno, donde se pueden construir medios de comunicación, incluyendo chats, mensajerías y videollamadas (porque no todos los medios de comunicación que están en Internet son aptos para visibilizar publicidad).

En todo caso el dilema de la nota debió ser “los medios tradicionales” versus “los medios digitales” pero, aún así, el postulado sería erróneo, y seguiría llevándonos a conclusiones engañosas, simplemente, porque los medios de comunicación digitales son una mínima parte de lo que es Internet. Comunidades, redes sociales, foros, intercambios, creación de contenidos… Internet es la sociedad. Sin ese entorno, sin los usuarios, no sería posible la existencia de medios de comunicación.

 

Desde la perspectiva del marketing

La diferencia podría ser explicada desde muchos ámbitos o materias. Pero mi visión, que es la del marketing, basta como para plantear esta discusión y defenderla.

El marketing en los medios tradicionales está planteado básicamente por la publicidad y las promociones. Pero en los medios digitales es mucho más que eso: es publicidad, es ventas, es atender y fidelizar a los clientes, es dar a comunicar la idea de una marca, es investigar a los mercados y hasta desarrollar un producto. Se interactúa con un consumidor activo y hacedor de contenidos, apasionado por la marca e involucrado al punto tal de generar un ida y vuelta permanente con la misma.

Creo que no hace falta nombrar las diferencias con el pasivo consumidor de los medios tradicionales. El contenido va y viene hasta y desde donde está la gente. Las webs corporativas, institucionales, pierden frente a los medios sociales; todo está y todo se busca en las redes, y el que no figura o no es visible, desaparece en la obsolescencia.

Y esa es la gran diferencia… y lo que le está sucediendo a los medios tradicionales.

Tal vez parezca una mera discusión de criterios, pero es mucho más que eso, es la influencia que los medios de comunicación tratan de imponer en la sociedad, afectando los beneficios y el espíritu de lo que realmente representa Internet.

 

Sebastián Bazán
Community Manager y Redactor
Agencia Interactúa

 

Creatividad 2.0 vs Creatividad Publicitaria

Cuando se trata de contenidos en redes sociales, muchos clientes confunden la creatividad 2.0 con la publicitaria, pidiendo así un tipo de servicio que no necesariamente se acopla a los ritmos de estos canales.

 

 

 

Veamos las diferencias:

 

La creatividad publicitaria

 

Una de las grandes ventajas en publicidad son los montos de inversión ostensiblemente mayores ya que acompañan a la pauta en medios tradicionales -que suele ser cara. Consecuentemente, al contar con un buen capital para producción, podemos recurrir a actores, locaciones, accesorios, procesos de diseño y efectos complejos, edición, etc. Logrando un resultado de increíble calidad.

 

Por otro lado, una idea creativa suele ampliarse en una campaña publicitaria, esto es, un conjunto de no más de 3 o 5 piezas por canal elegido.  

 

Finalmente, una vez conseguidas esas piezas creativas, lo que distingue al proceso publicitario es la gran frecuencia de “publicación” de las mismas en los distintos medios (radio, tv, diario, vía pública). Este ritmo no sólo es repetitivo durante el día sino que puede extenderse varios meses con el fin de lograr recordación y, por tanto, posicionamiento en la mente del consumidor.

 

La creatividad 2.0

 

Mientras la publicidad tradicional siempre se distinguió por su tono fuertemente imperativo (¡comprá! ¡pedí! ¡aprovechá!) y sus mensajes y slogans estudiadamente cortos (para poder causar un impacto y recordación)… en redes sociales no causa el mismo impacto; más bien, resulta molesta.

 

Y esto es porque, en redes sociales, el usuario no se encuentra cautivo de un canal unidireccional, sino que interactúa en medios bidireccionales. En el mundo 2.0, donde continuamente fluctúa la conversación, no son bienvenidas las irrupciones de tinte comercial y, mucho menos, imperativas.

 

Es así que, teniendo en cuenta este gran diferenciador, la creatividad 2.0 debe atenuar sus maneras y buscar el modo estratégico de insertarse en la conversación, acomodándose a las tendencias, los códigos y tonos de los públicos y canales. La creatividad 2.0 no interrumpe, no ordena… sugiere.

 

Asimismo, la otra gran diferencia entre creatividad publicitaria y 2.0, es que en redes sociales no se cuenta generalmente con grandes presupuestos, a la vez que demasiada frecuencia agota rápidamente a los usuarios. Y esto se traduce obligadamente en contenidos efímeros en gran cantidad.   

 

Para dar un ejemplo simple:

 

  • Una pieza publicitaria tradicional resumiría el consumo del producto en una situación visualmente idílica (diversión, amigos, playa) acompañando con el imperativo “consumí esta marca”. Este anuncio se repetiría varias veces al día durante todo el verano.
  • Mientras que, en redes sociales, el mismo mensaje puede ser dividido en ventajas de por qué está bueno consumir esa marca, quiénes son el personaje y los amigos de esa historia en la playa, sugerencias de maridajes con esa bebida, etc.

 

Como profesionales de marketing digital entendemos que la diferencia esencial entre uno y otro tipo de creatividad radica, principalmente, en que no se trata de imponer un mensaje, sino de narrar un concepto involucrando al receptor, logrando el posicionamiento no a través de la repetición sino mediante la fidelización.

 

En Agencia Interactúa contamos con un gran equipo de creativos dispuestos a generar los mejores resultados para tu marca. Asimismo, brindamos cursos sobre Creatividad en nuestros Ciclos Select de Marketing Digital. ¡Estamos esperando tu consulta!

 

Romina Moine
Directora de Marketing y Estrategia
Agencia Interactúa